Como en la montaña rusa: Deportivo 2 - Granada 2

El Ideal Gallego-2015-01-26-033-22859b5f
|

El Deportivo dejó escapar una ocasión (más) para instalar algo de tranquilidad en su entorno y, tras hacer lo más difícil, remontar, vio como el colista se llevaba un punto de Riazor y la diferencia de goles particular a su favor. El Depor perdió, por tanto, tres puntos en esta jornada.

El entrenador blanquiazul apostó por Lucas Pérez de inicio y el coruñés no defraudó. El equipo empezó con carácter, ganas, y se mostró activo en aspectos ofensivos, pero un desajuste en las marcas permitió a los granadinos ponerse por delante en el marcador.

Ventaja visitante

Nadie presionó en una acción clara, al primer toque, en la que Iturra servía para que Piti marcase un gol de bandera, con efecto, disparando con su pierna izquierda tras pisar el área por el flanco derecho y alojando la pelota allá donde Fabricio solo pudo mirar.

El Depor se diluyó como un azucarillo en un café. Fueron momentos de nerviosismo porque el equipo comenzó a jugar a trompicones, con pérdidas por doquier, casi sin alma. En el minuto 14 una jugada de ataque de largo recorrido del rival acabó con la pelota paseándose ante la meta coruñesa mientras Riazor seguía atragantado con el gol en contra. El equipo coruñés no conseguía reponerse del mazazo. A los veinte minutos, con un par de acciones en las que pudo controlar la pelota, el cuadro local pareció despertar por fin y volvió a trenzar acciones ofensivas.

Reacción

En el 23 Oriol Riera conseguía rematar de cabeza, flojo, pero al menos se pisaba el área andaluza. El Granada, sin embargo, dispuso de una oportunidad de oro para anotar el segundo.

En una jugada de contra, Lass se plantaba por el lateral del área y centraba sin creer en la jugada. No sabía si chutar o pasar la pelota a El Arabi, que llegaba ‘para empujarla’. Fabricio se hizo con el esférico y evitó que el encuentro tuviese otro guión.

En el 33, con el Depor volcado en ataque, llegaba el empate. José Rodríguez marcaba en un rechace del portero tras un disparo flojo de Oriol Riera. Casi sin tiempo para saborearlo Lucas Pérez hacía el 2-1 después de una gran jugada ofensiva de un Sidnei que aportó más en el área de Oier que en la de Fabri.

Esperanzas

Lo más complicado estaba hecho, se le había dado la vuelta al marcador y la segunda parte se perfilaba esperanzadora.

Pero el Depor vive en el filo de la navaja. Esta historia, esta crónica, ya la hemos escrito antes. Víctor Fernández fue directo y apostó por conseguir el tercero para cerrar el partido. Oxigenó el ataque para lograr la empresa ante un Granada que no llegaba al área.

Mal final

Después de varias jugadas tibias el Deportivo se fue apagando, poco a poco, y bajó la intensidad. En el 82, a balón parado, llegaba el remate de Rober Ibáñez. Dos rechaces, la pelota le caía delante y fusilaba a diez metros de la portería.

Por si fuera poco Fariña ponía la guinda al mal cóctel con una expulsión por un ‘bofetón’ al Fran Rico y, en la última jugada, el Granada estaba a punto de situar el 2-3 en el marcador.

El encuentro de ayer fue el fiel reflejo a esta temporada en la que el deportivismo parece estar montado en una suerte de montaña rusa, arriba y abajo, viviendo al límite y presenciado como su equipo deja escapar demasiados puntos ‘clave’.

Como en la montaña rusa: Deportivo 2 - Granada 2