Concentración de apoyo al matrimonio acusado por el crimen de Pontedeume

|

El próximo sábado, a las doce del mediodía, está convocada una concentración de apoyo al matrimonio de Pontedeume que va a ser juzgado la próxima semana en la Audiencia Provincial de A Coruña por la muerte del joven ferrolano F.S.G., de 17 años. El acto se desarrollará delante del edificio consistorial, según se recoge en los folletos que fueron distribuidos en días pasados por la villa de los Andrade.
Mientras tanto, el próximo viernes tendrá lugar la selección del jurado que se encargará del veredicto en un juicio que se desarrollará entre los días 7 y 10 del presente mes de abril.
Los hechos objeto de este procedimiento judicial ocurrieron en la madrugada del 10 de julio de 2011 en la vivienda de José Agustín Fernández Carpente y de su esposa, María del Carmen Fonte Galán, –los acusados–, cuando ésta oyó ruidos y vio la sombra de una persona dentro de la casa. La mujer despertó a su marido, que se levantó y acudió al lugar en el que estaba el intruso, con el que, supuestamente, mantuvo un forcejeo, en el curso del cual la esposa le entregó un cuchillo y él se lo clavó.
El intruso resultó ser un menor ferrolano que huyó por una ventana de la cocina pero falleció en la calle minutos después.
En sus conclusiones provisionales, el Ministerio Fiscal invoca la concurrencia de las circunstancias eximentes de legítima defensa y miedo insuperable, por lo que sostiene que no procede la imposición de penas al matrimonio acusado.
Por su parte, las acusaciones particulares, ejercidas por la madre y las hermanas del fallecido, y por el padre, por otro lado, solicitan para los acusados penas de 20 años de prisión y multas de 3.600 euros por un presunto delito de asesinato con alevosía y otro de omisión del deber de socorro. Acusan, asimismo, a la hija y el yerno del matrimonio, para los que interesa penas de dos años de prisión como supuestos autores de un delito de encubrimiento.

Defensa
Mientras tanto, la defensa de los acusados, ejercida por el abogado coruñés José Luis Gutiérrez Aranguren, solicita el sobreseimiento libre, bajo el argumento de que en este caso concurren las eximentes de miedo insuperable, legítima defensa y estado de necesidad, puesto que sigue sin saberse qué hacía de madrugada el joven en el interior de la casa. En cuanto a la postura de la acusación particular respecto a la hija y el yerno del matrimonio, Aranguren señala que no se puede pedir la apertura de juicio contra quien no ha sido oído en calidad de imputado.

Concentración de apoyo al matrimonio acusado por el crimen de Pontedeume