Un nuevo concepto para los muertos de fondeo

El muerto de fondeo diseñado por Arreala j.meis
|

La empresa de investigación y desarrollo Arreala SL, ubicada en Vilar do Colo, realizó estos días la primera prueba real de un nuevo muerto de fondeo de alta seguridad que según los propios creadores presenta un diseño innovador y único hasta la fecha.
La principal característica de esta estructura es su mayor resistencia al garreo (arrastre por el fondo marino), debido fundamentalmente a su geometría y a la concepción del hormigón que lo compone, que es una adecuada combinación de morteros con unas densidades crecientes de la parte superior del muerto hasta la parte inferior.
Esto, según comenta Juan Manuel Caruncho, uno de los responsables de la empresa, la hace especialmente idónea para fondeos en los que la seguridad sea especialmente importante, como bollas en canales de navegación o en pantalanes.
“En ocasiones los muertos se mueven o vuelcan y rueda por el lecho marino, desplazando de sitio la señalización o haciendo inestable una plataforma. Esto no sucede con esta nueva patente”, aseguran sus creadores. El peso de esta pieza es de 8.700 kilos fuera del agua y 6.200 una vez sumergida.
Sin embargo, explica su diseñador, es más respetuoso con el ecosistema marino que los muertos de fondeo habituales, ya que a igual capacidad de fondeo, ocupa mucho menos superficie del fondo marino. Esto, unido a su mayor capacidad de amarre, la convierte, señalan, “en un elemento adecuado para lugares en los que el fondo marino esté protegido, como podría ser el entorno de las islas Cíes, en Galicia.
“Es una pieza cara, pero rentable”, aseguran desde Arreala. “Su mantenimiento es nulo debido a su estructura de acero inoxidable y armadura en piedra pultrusionada”, ideal, por lo tanto, para lugares de difícil acceso o de mucho tránsito.
Durante esta prueba, realizada en la ría de Ares, a unos metros del muelle, se conectó a una bolla de localización que esta empresa aprovechará para desarrollar otro proyecto. A través de ella intentarán, mediante una serie de dispositivos, obtener agua potable de la humedad del aire marino.

una empresa líder
Este proyecto se une a otros dos, en materia de energía, en los que Arreala se encuentra inmersa actualmente. Y es que la pequeña empresa del polígono fenés es una firma líder a nivel nacional en el ámbito de la radioprotección, aunque últimamente han desarrollado una línea comercial más enfocada hacia el sector energético.
No en vano, han participado en proyectos como el Centro de Láseres Pulsados Ultracortos Ultraintensos de Salamanca, el Instituto Tecnológico y Nuclear de Portugal, el laboratorio de Patrones Neutrónicos del Ciemat, el laboratorio Láser de la Universidad de Santiago de Compostela o el acelerador de partículas ALBA de la Universidad Autonóma de Barcelona.
Este mismo mes van a presentar un nuevo hito con el diseño de unos cilindros parabólicos de bajo costo para conseguir agua caliente en ambientes como Galicia. Una peculiaridad de este proyecto es que el sistema es capaz de captar la mayor zona de radiación solar para seguir obteniendo energía en días nublados.
Además, durante este año presentarán otro hito a nivel energético, que califican como “pionero”.
Arreala ya ha realizado pruebas satisfactorias en las que ha conseguido capturar energía de las antorchas de biogás ubicadas en las plantas de procesamiento de basura, guardarla, transportarla durante cientos de kilómetros y utilizarla para fundir estaño.
El objetivo de esto es conseguir darle valor añadido a esa energía que se desperdicia y devolverla a los municipios en los que hay instaladas plantas de tratamiento de residuos para que las usen en centros públicos, pabellones municipales u otro tipo de instalaciones.

Un nuevo concepto para los muertos de fondeo