Un resultado para aprender

|

Un mal día en la oficina. Apelando a la frase a la que John Benjamin Toshack, el que fue entrenador de Real Sociedad, Real Madrid o Deportivo, recurría cuando intentaba explicar alguna de las derrotas de sus equipos, la plantilla racinguista no encontró una explicación demasiado clara, más allá de eso, al empate del pasado domingo frente al Alondras. “Vamos a ser positivos: la primera parte es para quedarse con ella; la segunda, para aprender”, explicó el defensa Pau Bosch, que de todas maneras recordó que “el equipo sigue haciendo muchas más cosas bien de las que hace mal”.


La plantilla, sin embargo, descarta que el mal nivel de la segunda parte respondiese a un exceso de confianza. “Nunca. Somos gente muy constante en el trabajo y eso no va a pasar”, razona Seoane, que comparte las palabras de Juan Antonio de que el cuadro verde realizó “una primera parte bastante buena, muy buena, en la que tuvimos muchas ocasiones para matar el partido”. “Pudimos llegar al descanso 2-0 o 3-0... y el encuentro se habría acabado”, ilustró el lateral.


Por eso, más que considerar el resultado del último encuentro como un toque de atención de cara al futuro inmediato, la lectura que saca el equipo ferrolano es, como explica Javi Rey, que “los rivales también juegan y esta categoría es difícil. Por eso, nosotros tenemos que ir a lo nuestro: trabajar, trabajar e intentar sacar los tres puntos cada domingo”.

Un resultado para aprender