Javier Iglesias Villanueva “Ascender a Primera se logra a base de trabajo y constancia”

|

Siguiendo el camino en el arbitraje que abrió su hermano, Ignacio –nueve temporadas en Primera, internacional y ahora en labores de vídeoarbitraje–, Javier Iglesias Villanueva (Pontedeume, 1983) empezó con el partido de la primera jornada del campeonato liguero que enfrentó a Oviedo y Cartagena el pasado 13 de septiembre su tercera campaña en Segunda División. Lo hace como cabeza de un equipo del que forma parte el también colegiado ferrolano Landrove Lago con la intención de, a base de trabajo y constancia, luchar por conseguir el ascenso a Primera.

Iglesias Villanueva encara el ejercicio con el mismo planteamiento de todas las temporadas –“lo que cuenta es el trabajo diario, estar concentrado en los conocimientos técnicos –para ello participó últimamente en un seminario online–, en los entrenamientos físicos y en el estudio de cada partido para intentar mejorar continuamente”, explica–. Pero con la satisfacción de saberse valorado, como refleja el hecho de que la pasada temporada fue escogido para arbitrar el partido de ida de la eliminatoria de ascenso a Primera que enfrentó a Girona y Almería en Montilivi. “Que te designen para un partido así significa que se ve el trabajo que haces día a día”, dice antes de reconocer la satisfacción que supuso para él y para todo su equipo terminar así la pasada campaña.

Excepcional

La temporada 20/21 promete tener parte de la excepcionalidad que caracterizó la pasada por la pandemia del Covid-19 que condicionó a todas las competiciones futbolísticas profesionales. Iglesias Villenueva, sin embargo, reconoce que, como parte del negocio que es el fútbol, “tenemos un control exhaustivo, antes de cada partido nos hace una PCR y controles rápidos para comprobar que el estado de salud es el óptimo...”. Y, aunque en algunas ocasiones puede resultar incómodo, el colegiado de Pontedeume explica que “todos tenemos que hacer un esfuerzo extra a la hora de mantener el protocolo, de tener precaución en los viajes, en las estancias en los hoteles y en los campos de fútbol... Es algo que tenemos que asumir durante un tiempo, así que es algo bueno para todos”.

Además, el descenso del Deportivo le abre campo para arbitrar, salvo al Lugo, a cualquiera de los otros 21 equipos de Segunda División. Por eso el árbitro eumés apunta al respecto que “aunque por desgracia no podemos contar con un equipo gallego más en la Liga de Fútbol Profesional, ahora tenemos una escuadra más a la que podemos arbitrar y encajamos en las designaciones para más encuentros de los que esté previsto que se jueguen cada fin de semana”. l

Javier Iglesias Villanueva “Ascender a Primera se logra a base de trabajo y constancia”