La autopsia revela que la joven madre ferrolana murió de un fallo multiorgánico

14 diciembre 2013 / 07 enero 2014 página 11 A Coruña.- La reordenación del tráfico en los alrededores obras de ampliación del Complejo Hospitalario Universitario provocó colapsos puntuales, según fuentes de
|

Un forense practicó ayer la autopsia en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac) a la  joven Tamara Jiménez Jiménez, de 19 años, que falleció el pasado martes en el mencionado centro herculino, al que había sido derivada desde el hospital Arquitecto Marcide de Ferrol por complicaciones surgidas días después de haber dado a luz. La realización de la autopsia es consecuencia de la denuncia presentada por la familia de la fallecida –los padres viven de Ferrol y ella estaba casada y residía en Vigo– en el Juzgado de Instrucción número 2 de A Coruña, ante el desconocimiento de las causas que provocaron la muerte de la joven madre.
Según la información recogida al respecto por este diario, Tamara, que ya tenía otro hijo de once meses, se trasladó a Ferrol para dar a luz cerca del domicilio de sus padres y hace un par de  semanas ingresó en el hospital Arquitecto Marcide, donde parió una niña que se encuentra en perfecto estado.
Dos días después de recibir el alta se encontraba mal e ingresó de nuevo en el hospital ferrolano, desde el que, debido a las complicaciones que presentaba, se decidió derivarla al Chuac herculino, cuyo nivel de prestaciones es superior al de Ferrol. Fue tratada en la UCI de un fallo hepático y cuando ya se encontraba mejor fue llevada a planta, pero le surgió una nueva complicación, al parecer por una crisis epiléptica, por lo que fue trasladada nuevamente en la UCI.
Supuestamente, su evolución era favorable, por lo que ya la subieron a planta el pasado lunes. Sin embargo, el martes, sobre las 8.30 horas, una enfermera la halló muerta en su cama del hospital coruñés.
Tras ser informados por la dirección del centro, con la mediación de la Sociedad Gitana en Galicia, la familia, de etnia gitana, presentó la oportuna denuncia en el juzgado coruñés. Según explicó a este periódico su abogado, Víctor Bouzas, se trata de un trámite necesario para que, en lugar de la necropsia que les ofrecía el hospital, se le practicase una autopsia judicial.
La operación se realizó ayer por la mañana en el propio centro hospitalario y duró cerca de cuatro horas. Al parecer, los resultados no son concluyentes, ya que lo único que se constató es que murió de un fallo multiorgánico. De ahí que se haya decidido enviar muestras de diferentes tejidos y órganos a  los laboratorios centrales de Madrid, con el fin de tratar de determinar la causa concreta del deceso. Se cree que los resultados podrán tardar tres o cuatro meses.
Mientras tanto, la familia se mantendrá a la espera, para después, en función de los resultados de la autopsia, decidir si la denuncia se dirige contra algún profesional en concreto de los que la trataron o contra el hospital y el Sergas.
Según fuentes consultadas por este diario, la familia baraja la posibilidad de que a la joven madre se le hubiese administrado un medicamento al que era alérgica o que no se le diese alguna dosis de los fármacos que le fueron pautados.
Desde la dirección del Chuac se informó de que con esta paciente se siguió en todo momento el protocolo establecido, precisando que la necropsia que se ofreció se suele realizar cuando hay discrepancias con la familia, que parece ser el caso, o cuando hay una discusión científica médica.

Sepelio en Vigo
Ayer por la tarde, la familia de la fallecida estaba a la espera de que el juzgado les diese la oportuna autorización para el traslado del cadáver a la ciudad de Vigo, donde residía y donde será enterrada, posiblemente en el día de hoy.

La autopsia revela que la joven madre ferrolana murió de un fallo multiorgánico