Los hermanos Alberto y Domingo Camino Siguert

Álbum de la Caridad. Juegos Florales de La Coruña
|

Entre los iniciadores del renacimiento de la poesía gallega del siglo XIX, el ferrolano Alberto Camino Siguert está considerado uno de los poetas más notables, destacando su obra de tema amoroso y costumbrista. Su padre, Manuel Camino, Sargento del Ejército nacido en Granada, se casó en Santiago con Benigna Siguert el año 1813, pasando pronto destinado a Ferrol.


Alberto Camino nació el 30 de octubre de 1820 en Ferrol, siendo bautizado en la iglesia de San Julián. Pasó su infancia entre Burgos y Valladolid, debido a los traslados del padre, estudiando la carrera de Derecho en Santiago, donde ejerció su actividad profesional mientras su padre obtenía el título de maestro y se dedicaba a dar clases.


El año 1849 Camino Siguert se trasladó a Madrid, trabajando en tareas de carácter forense. Durante el bienio liberal de 1854 a 1856 volvió a Galicia, destinado a la localidad de Culleredo, visitando varias veces su Ferrol natal. El año 1856 regresó a Madrid donde falleció el 2 de marzo de 1862, a la temprana edad de 42 años, siendo enterrado en el cementerio de Santa María y perdiéndose sus restos mortales en una fosa común.


Desde su época estudiantil en Santiago, Alberto Camino colaboró con artículos y poemas en diferentes periódicos y revistas santiaguesas (“El Porvenir”, “”El Idólatra de Galicia”), y luego de Ferrol (“El Águila”, “El Ferrolano”, “El Faro Marítimo”), Galicia (“La Voz de Galicia”, “El Faro de Vigo”), La Habana (“Follas Novas”, “La Tierra Gallega”) y Buenos Aires (“Nova Galicia”, “Aires da miña terra”, “El Correo de Galicia”).


Destacan sus poemas son de tema amoroso, especialmente dos auténticas elegías llenas de sentimiento y delicadeza: “O desconsolo”, que expresa la voz del enamorado, y “Nai chorosa”, que manifiesta el dolor por la muerte del hijo. Otros poemas de carácter sentimental y amoroso del escritor ferrolano son la alborada “¡ Dorme ¡”, “Lejos d-ela” y “Amores e dolores”. En cuanto a la poesía costumbrista y folclórica, que Alberto Camino trató igualmente de forma notable, destacan “A foliada de San Joan”, “Repique”, “A Béldrica” e “Obligado de Corno”, donde describe de forma colorista diversas manifestaciones del folclore de Galicia.


Varias composiciones de carácter amoroso de Alberto Camino aparecen en el “Álbum de Caridad. Juegos Florales de La Coruña, año 1862”, considerada la primera antología poética en lengua gallega. La obra, coordinada por Antonio de la Iglesia y patrocinada por Pascual López Cortón, además de una completa serie de poesías, incluía los trabajos en prosa y en verso premiados en los Juegos Florales celebrados en A Coruña el año 1861.


Previamente, el año 1858 se publicó en Vigo la obra “El Album de El Miño”, donde aparecen tres composiciones del escritor ferrolano, las tituladas “As fontiñas”, “A rula” y “Ferrol”. En la última, el poeta ensalza nuestra ciudad, en sus conocidos versos:
 

Deixa o choro angustiado,
que en son de profecía,
eu che digo, Ferrol, todo inspirado,
que ti serás o que ti fuches un día.



Otros trabajos literarios de Alberto Camino fueron poemas en gallego como “Ao nacemento do Real Miniño” y “Coitadiño”, relatos como “A noite do ladrón”, poesías en castellano como “La conquista de Méjico” y “El amor maternal”, artículos como “Mis deseos”, dramas como “Lisardo, el estudiante” y la comedia en verso “A la vejez, aladares de pez”. Otros obras de su época en Santiago son varios villancicos en gallego (panxoliñas), cantados a coro en el Hospicio de Santiago, caso de “Falade ben baixo” y “Alegría, festa e rúa”


Miembro de la Academia Literaria y Artística de Santiago de Compostela, los trabajos de Camino Siguert merecieron el elogio, entre otros, de Manuel Murguía, Leandro de Saralegui y Carballo Calero, que lo consideraron un auténtico precursor del renacimiento literario gallego, tanto por “su simpático sentimentalismo y su divertida gracia” como por “su buen gusto, delicada expresión y la cuidadosa elección de su lenguaje”.

Poco antes de su fallecimiento Alberto Camino mandó destruir su creación literaria inédita, sin conocerse los motivos para ello, mientras que el resto de su producción se encontraba esparcida en diversos medios de comunicación. Hubo que esperar al año 1886 para en que se publicase en A Coruña, gracias al interés de Andrés Martínez Salazar, su libro “Poesías gallegas”, con prólogo de Leandro de Saralegui. Con posterioridad, tanto Xosé María Dobarro como Guillermo Llorca han publicado sendos y completos trabajos sobre la vida y obra de Alberto Camino Siguert.


Su hermano menor, Domingo Camino Siguert, nació en Santiago el año 1827 y falleció en A Coruña el año 1879. Poeta y periodista, estudió Derecho en Santiago, trabajó en el Presidio correccional de A Coruña y fue bibliotecario de la Diputación coruñesa. Colaboró en publicaciones de la prensa gallega como “Diario de la Coruña” y “Galicia: revista universal de este reino” y fue director de la revista “La Ilustración de la Coruña”.


Domingo Camino escribió poemas en gallego como “Virxe garrida” (año 1849), poesías en castellano como “Amor sin esperanza” (año 1864) y letras de muiñeiras como “A constansia” (año 1868). Además escribió varias obras en prosa, dramas y cuentos, dejando inédita la novela “El crucero de Ramírez”. En el citado “Álbum de Caridad” del año 1862 publicó varias poesías en gallego: “O rogo do enamorado” y “Os lamentos”, así como una composición en castellano: “A la caridad”.

jjburgoa@hotmail.com

Los hermanos Alberto y Domingo Camino Siguert