Trasladan a un paciente de Covid a Lugo para aliviar la presión en la UCI

Las muestras del laboratorio se analizan en una nueva cadena automatizada que empezó a funcionar en julio | d. alexandre
|

Los fallecidos por coronavirus en el área sanitaria de Ferrol son ya 60 en toda la pandemia, 27 de ellos en esta segunda ola. El Sergas comunicaba cerca de la medianoche del sábado el fallecimiento en el CHUF de un hombre de 77 años, ingresado en planta. Ayer por la tarde sumaba otras tres muertes a los fallecimientos ocurridos durante el fin de semana en el Arquitecto Marcide. En este caso se trata de tres personas que estaban ingresadas y que procedían, las tres, de residencias de mayores.

Se trata de una mujer de 90 años que vivía en la residencia As Fragas, de Pontedeume. En As Virtudes, de la misma localidad, que sufrió uno de los brotes más numerosos de las últimas semanas, también se cuenta otra fallecida, ingresada igualmente en el hospital. Era una mujer de 89 años. Además, pereció un hombre de 97 años que procedía de la residencia San José de Narón.

Con estas defunciones son cinco las personas que vivían en residencias y que han fallecido en la última semana en el área sanitaria. Cuatro de ellas vivían en Pontedeume (dos en As Fragas y dos en el asilo eumés), mientras que la quinta procede de la residencia naronesa de Piñeiros.



Traslado al HULA

El área confirma además el traslado de un paciente desde el Arquitecto Marcide hasta el hospital de Lugo. Se trata, explican, de un movimiento preventivo que quiere reservar las UCI por si alguno de los pacientes ahora ingresados en planta las necesitara y también para tener margen en el caso de que haya ingresos graves por otro tipo de patologías o traumatismos.

Insisten en que, aunque hay espacio libre, se trata de repartir la carga de los enfermos más graves entre los distintos centros, tal y como está previsto en el plan de contingencia y como se contemplaba ya en la primera ola, aunque entonces no fue necesario utilizar las instalaciones lucenses. El objetivo es el de mantener la actividad asistencial como hasta ahora, sin que la presión en las zonas Covid obligue a paralizar actividades en otras áreas del hospital.

Las camas de hospitalización normal disponibles en la actualidad para el coronavirus son 71 (ayer había 47 ingresados) y pueden ampliarse en otras 16 si fuese necesario. En cuanto a las UCI, a las diez habituales se han sumado ya otras ocho y en una fase posterior, si llegara a activarse, se emplearían otras diez en el Naval, sumando 28 en total, aunque es un escenario que se quiere evitar porque detraería recursos de otros servicios del hospital. En el pico de la primera ola hubo 17 UCIs con enfermos Covid ocupadas simultáneamente, según los datos proporcionados en su momento por el Sergas. Ayer eran 11



Los contagios y las PCR

El área sanitaria de Ferrol mantiene una línea descendente en el número de positivos diagnosticados, que en las cifras facilitadas ayer por el Sergas (disponibles para toda la población en https://coronavirus.sergas.gal/datos) eran 22 (fueron 44 el domingo pasado y 137 hace dos semanas). La mejoría se percibe también en el mapa de incidencia de los últimos días, en donde los municipios se van tornando verdes y quedan cinco en estado de alerta, con Ferrol y Narón en rojo.

Sin embargo, esta situación todavía no repercute en la misma medida en el hospital Arquitecto Marcide, cuyo flujo de pacientes con Covid sigue siendo muy elevado. Desde que se produce el contagio hasta que se desarrollan síntomas graves pasan varios días, por lo que las unidades de críticos y, a la postre, los fallecimientos, son las últimas en percibir el cambio de tendencia. Además, la estancia hospitalaria puede ser larga, por lo que llegan más pacientes de los que reciben el alta y así las cifras no paran de subir.

El buen ritmo de las altas epidemiológicas, que ayer fueron 51 puesto que se están incluyendo ya las curaciones correspondientes al pico de contagios, empuja hacia abajo los casos activos. Ayer se contabilizaban 841 casos activos, 31 menos que el día anterior y 230 menos que hace una semana.

En lo que respecta a las pruebas PCR, en el día de ayer se contabilizaban en la web del Sergas 500 más que la jornada previa y, en los últimos siete días, se han realizado 3.591 (una media de 513 al día). En la semana del 2 al 8 de noviembre fueron 4.306 pruebas y una media de 615 diarias. Siguiendo hacia atrás en el tiempo, entre el 26 de octubre y el 1 de noviembre se registraron 4.144, con  592 de media. En la semana entre el 19 y el 25 de octubre fueron 3.095 pruebas en total, con 442 por jornada. En este período hubo oscilaciones, con jornadas por debajo de 400 (327 se comunicaron el 26 de octubre) y otros en los que se superaron las 700 (777 fue el máximo, el 29 de octubre).

En cuanto a la positividad, que también se refleja en la web de datos del Sergas, hay oscilaciones de un día para otro, aunque se detecta un aumento importante del porcentaje de resultados positivos coincidiendo con el pico de contagios, llegándose a superar el 15% en varias ocasiones (16,3% el 31 de octubre). En los últimos días este índice ha llegado a estar por debajo del 5% (la Unión Europea toma como referencia el 4% para su semáforo), aunque de nuevo con variaciones grandes de un día para otro, pero siempre por debajo del 10%.



Residencias: caso en Caranza

Los datos de positivos en centros sociosanitarios que facilita la Xunta tenían ayer varias novedades. Por una parte, la inclusión, por primera vez en la pandemia, de un caso correspondiente a la residencia de mayores de Caranza. Por otro, un gran número de altas a los mayores de las residencias de Pontedeume. Fueron 38 curados en la residencia de Nosa Señora das Virtudes y 10 curaciones de mayores en As Fragas. De este modo, en la villa eumesa quedan 7 mayores que todavía son positivos (cinco en el asilo y dos en As Fragas) y 20 trabajadores (18 en el asilo y dos en el centro situado en la parroquia de Vilar). Además, en el área sanitaria hay el citado caso de un usuario de Caranza y dos en Mi Casa.
 

En el ámbito laboral, están afectados un trabajador en Mi Casa (Ferrol) y otro en Laraxe (Cabanas), así como uno en la residencia de Aspanaes en As Pontes y otro en el Souto de Leixa.
 


 

Trasladan a un paciente de Covid a Lugo para aliviar la presión en la UCI