Los comités de Navantia exigen que se clarifique el futuro inmediato de Fene

Navantia Fene
|

Los mil empleos que según la SEPI y la Xunta iba a generar la construcción del flotel en la industria auxiliar de Navantia están muy lejos de hacerse realidad. Los comités de empresa de los astilleros de Ferrol y Fene denunciaron ayer que esta obra ocupa únicamente a 50 trabajadores de dos empresas, Maessa y Aimar, y que solo se han cortado chapas para seis bloques, cuando la planificación inicial decía que en estas fechas deberían estar en construcción 25.
Una vez más, la parte social expresó sus sospechas de que Navantia pretenda cargar a los trabajadores la responsabilidad de un retraso que los sindicatos achacan a la nueva organización de la compañía y la centralización de las compras, así como al hecho de que se cambiase la estrategia de construcción para excluir a Fene. El portavoz de los comités, Ignacio Naveiras, recordó que dicho astillero iba a ocuparse de 24 de los 86 bloques del buque-hotel y criticó que a estas alturas se mantenga un mutismo total acerca de la caída del veto y de las expectativas que tiene esta factoría.
“Queremos que dunha vez por todas o PP diga que o 1 de xaneiro se vai poder facer construción naval convencional”, señaló Naveiras, que recordó que las contrataciones ya deberían estar en marcha para ello.
Los representantes del comité de empresa anunciaron “un otoño caliente” en su primera rueda de prensa a la vuelta después de las vacaciones, en la que hicieron un repaso de los compromisos pendientes. El Buque de Acción Marítima sigue sin estar contratado, recordaron, y se ha aprovechado el mes de agosto para lanzar “con nocturnidade” la noticia de que Bruselas rechaza el dique flotante – “en resposta a unha pregunta que non coñecemos”, señaló Naveiras– y para aprobar la transferencia de Navantia al Ministerio de Defensa. Con respecto a esta última medida, el comité reclamó que se mantenga la dualidad militar/civil en la compañía pública y, sobre todo, que se informe de las consecuencias de la decisión.
Una vez más, los trabajadores de Navantia reclaman al Gobierno que aclare sus planes para los astilleros públicos, toda vez que se producen movimientos que denotan que tiene alguno. “Temos que ter presencia e participación”, reclamó Naveiras, que remachó que “non imos consentir que se nos responsabilice polo que está a pasar nunha empresa practicamente aniquilada”.
Los comités van a iniciar una serie de asambleas parciales con el fin de discutir un nuevo calendario de movilizaciones.
Por otra parte, la diputada del BNG Rosana Pérez ha solicitado en el Congreso las comparecencias de los ministros de Economía y de Defensa para explicar la citada decisión de trasladar al departamento de Morenés la responsabilidad de la “planificación, dirección, control y ejecución de las políticas para el fortalecimiento y consolidación del sector industrial de defensa”. La medida, señala la iniciativa, “acende todas as alarmas” sobre la posibilidad de que toda la construcción naval se concentre en el sector naval y ello provoque, indica, “a liquidación definitiva dos estaleiros”.
La diputada nacionalista considera necesario que el Gobierno explique cuáles van a ser las “repercusións laborais, económicas e de posibilidades de carga de traballo para os estaleiros públicos galegos” y manifiesta su preocupación “pola paralización de pedidos e os desequilibrios financeiros de Navantia”.
El BNG denuncia que “mentres a carga de traballo non se incremente, a perda de postos nos estaleiros continúa e as empresas auxiliares seguen a desangrarse polos constantes expedientes de regulación”. n

Los comités de Navantia exigen que se clarifique el futuro inmediato de Fene