Un día para soñar y soñar

La plantilla del Star Center Uni Ferrol realizó ayer un entrenamiento en el José Antonio Gasca, en el que esta mañana se disputará el partido | Uni Ferrol
|

Hoy toca soñar y ¿por qué no hacerlo a lo grande? El Star Center Uni Ferrol está a una victoria de lograr su clasificación para las semifinales de la liga y la ocasión bien merece que, al menos los que están fuera de la cancha, lo disfruten. Porque en pocas ocasiones un equipo tan modesto como el ferrolano aspira a éxitos de tal magnitud y, mucho menos, una ciudad como la departamental puede llevarse una alegría de tal calado en una disciplina deportiva que le ha dado tanto.

Sí, es tiempo de soñar... pero no para todos. Esta mañana –12.00 horas– sobre el parquet del José Antonio Gasca, sobre el parquet, el discurso debe ser muy distinto para las jugadoras del conjunto departamental. Eso de que agua pasada no mueve el molino se ha convertido en el mantra de un equipo que con su victoria el miércoles ante el IDK Gipuzkoa dio un paso importante hacia ese histórico objetivo que, sin embargo, no servirá de mucho si no lo ratifica hoy.

El Star Center ha dado un paso, pero queda mucho camino. En principio, cuarenta minutos de recorrido en los que las pupilas de Lino López deberán rendir de nuevo al máximo nivel, como lo hicieron hace cuatro días. Ese es el verdadero activo de esa victoria: convencerlas de que son capaces de derrotar al IDK Gipuzkoa y mostrarles la forma de hacerlo.

Porque al potente equipo donostiarra –que nadie se engañe, que tiene mucho más que ofrecer que lo visto en Ferrol–, solo se le puede ganar sometiéndolo a un desgaste continuo, atando en corto a sus jugadoras de referencia y confiando en que, como sucedió en el primer partido de la serie, el resto no tenga demasiado acierto.

Claves
El Star Center Uni Ferrol lo bordó en el duelo que abrió la serie. Contener a Nadia Colhado –toda una jugadora de WNBA–, dominadora como pocas en la zona, es complicado, pero rebajar sus porcentajes de acierto y minimizar el daño sobre la canasta propia es una buena forma de llevar el encuentro al terreno que el cuadro ferrolano quiere. Sin olvidar que el peligro del IDK, no solo llega de ella, sino que gente como Ferrari, Toch, Bulgak u Ocete, capaces de revolucionar un partido sin gran esfuerzo.

La capacidad de recuperación –hay varias jugadoras “tocadas” en ambos bandos– en una serie tan condensada como esta es fundamental y en el caso del Star Center más cuando su éxito depende de volver a jugar con tanta intensidad. Es esa una de las mayores preocupaciones, sobre todo después de que un proceso vírico haya dejado a Barbee en el dique seco en los últimos días. Su capacidad para superar físicamente esta enfermedad determinará en buena medida lo que pueda dar de sí en un duelo en el que jugará, aunque previsiblemente no al cien por cien.

En el conjunto donostiarra, con Bulgak casi recuperada de sus molestias en el hombro –en Ferrol solo pudo jugar quince minutos, pero fue determinante en el tiempo que estuvo en cancha–, el concurso de Lara González es la única duda. Ninguna se quiere perder un duelo vital para un equipo sin margen de error al que solo le vale la victoria para seguir vivo. El IDK está acostumbrado a levantar “bolas de partido”. Lo hizo para alcanzar el play-off y quiere repetirlo hoy. l

Un día para soñar y soñar