Un episodio de toxina obliga a Mar a cerrar la ría a la extracción de almeja

Ría de Ferrol
|

Apenas unos días después de que se levantase el cierre cautelar de la ría para extracción de moluscos infaunales –almeja, berberecho, etcétera– por la alta presencia de toxinas lipofílicas, el Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño de Galicia –Intecmar– decidió ayer por la mañana ordenar la suspensión de la actividad marisquera tras haber detectado niveles elevados de toxina en dos muestras tomadas en la parte externa y el interior de la ría.
Este tipo de episodios, que son recurrentes en determinadas épocas del año, nada tienen que ver con la contaminación microbiológica, sino que están relacionados con los ciclos naturales del afloramiento de nutrientes en las microalgas, habituales desde la primavera, y que pueden contener toxinas si en un momento determinado de la llamada sucesión planctónica la especie dominante son los dinoflagelados.
La persistencia de los vientos del nordés de los últimos días está provocando nuevos afloramientos de aguas profundas, de ahí que incluso ahora, casi al final del ciclo de sucesión, puedan producirse este tipo de episodios tóxicos.

análisis
Ayer mismo, las asistencias técnicas de los pósitos de la ría tomaron nuevas muestras que al mediodía ya estaban siendo analizadas en los laboratorios del Intecmar. No obstante, los primeros datos parecen indicar que el cierre de la ría podría prolongarse al menos hasta mañana, puesto que los bioensayos que se están realizando en ratones vivos desaconsejan, al menos de momento, la apertura a la actividad marisquera en la ría.
El episodio se produjo, casualmente, el día del año con las mejores mareas, con apenas diez centímetros de agua en bajamar, por los efectos de las llamadas lagarteiras.
El cierre supone un nuevo varapalo al sector marisquero de la ría. n

 

Un episodio de toxina obliga a Mar a cerrar la ría a la extracción de almeja