La plantilla de Megasa ratifica el pacto para un máximo de 39 prejubilaciones

Copia de Diario de Ferrol-2015-01-15-002-e9e895b7
|

La asamblea de trabajadores de la planta siderúrgica de Megasa en Narón ratificó ayer, con una amplia mayoría, el preacuerdo alcanzado cerca de las doce de la noche del martes, después de una intensa reunión de ocho horas entre la parte social y la empresa. Fueron 121 votos a favor y 11 en contra, del total de 132 asistentes a la reunión en la que se explicó el contenido del pacto. En lugar de los 47 despidos que planteaba la compañía de entrada, se realizarán un máximo de 39 prejubilaciones de mayores de 56 años.
Según explicó Carlos Bascoy, el presidente del comité de empresa, el preacuerdo incluye una cláusula según la cual cualquiera de las partes podría echarse atrás en el plazo de 48 horas. Una vez que los trabajadores han dado su respaldo a la propuesta final, la parte social espera que la empresa cumpla y firme el acuerdo, con el que también se cierra el nuevo convenio colectivo. En ese caso, los operarios mayores de 56 años de Megasa tendrán un período de adscripción voluntaria a estas prejubilaciones, que formalmente serán despidos, con lo que podrían negociar su salida en mejores condiciones. El compromiso de Megasa es llegar a despedir a 39 trabajadores en ese rango de edad, garantizándoles el 60% del sueldo y la cuota a la Seguridad Social hasta que cumplan los 63 años, cuando accederían a la jubilación.
Para Carlos Bascoy el acuerdo ofrece la posibilidad a un grupo de trabajadores de asegurarse la salida de la empresa de una forma favorable, con una pérdida de poder adquisitivo que puede ser asumible durante unos años, evitando la resolución de contratos de forma más traumática y a edades más problemáticas si ha de buscarse la recolocación. El representante de los trabajadores reconoce, no obstante, que siempre es negativa la reducción de plantilla.
Megasa, por su parte, puede llevar a cabo con este acuerdo su perseguido recorte en la producción de su planta naronesa, la primera que originalmente pusieron en marcha los hermanos Freire. Se eliminará uno de los tres turnos de trabajo, cambiando la organización dentro de la fábrica. En la dura negociación que se cerró en las últimas horas del pasado martes se incluyó también el nuevo convenio colectivo, con el que queda garantizado el mantenimiento de la estructura salarial, que podría verse trastocada con la modificación de las condiciones laborales que va a imponer la supresión de un turno.
Pese a que Megasa presentó su propuesta de despido colectivo tras la celebración de la primera subasta de interrumpibilidad, el presidente del comité, Carlos Bascoy, reiteró ayer que la tarifa eléctrica no es un factor decisivo sino un parámetro más entre los que la empresa esgrimió durante la negociación para hablar de pérdida de competitividad de la planta.

La plantilla de Megasa ratifica el pacto para un máximo de 39 prejubilaciones