Feijóo asegura que no descansará hasta que Ferrol recupere su pulso industrial

Jofre mitin de Feij�o PP
|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo hizo ayer campaña para las europeas en un teatro Jofre lleno de simpatizantes a los que aseguró que “vamos a seguir trabajando para que Ferrol vuelva a tener la industria que merece” y que no descansará “hasta ver a miles de ferrolanos trabajando otra vez”. En su segunda visita a la ciudad desde que en la campaña a su reelección, en 2012, pidió a los responsables de Navantia que moviesen el culo en busca de contratos –la otra fue hace unos meses, con los responsables de Pemex–, Núñez Feijóo criticó a los que le llamaron mentiroso cuando habló del flotel y a los que también ahora desconfían del BAM. “Nosotros no vivimos de Ferrol, trabajamos por Ferrol”, proclamó, y añadió, dirigiéndose al alcalde, José Manuel Rey, “habrá más carga de trabajo”.
En su intervención dijo que cuando accedió al Gobierno de la Xunta en 2009 “nadie hablaba de barcos para Ferrol” y que tampoco existía esa demanda en 2011, hasta que el PP ganó el Gobierno de España. El presidente gallego dijo que “estamos a favor del dique, por supuesto, pero ahora hay una carga de trabajo en el naval de Ferrol que es el doble de lo que cuesta el dique”, en alusión a los 400 millones que suman el flotel, el BAM, el diseño del LHD para Turquía y la transformación del “Monforte de Lemos” de la naviera Fernández Tapias.
Feijóo dedicó buena parte de su discurso a convencer al auditorio de la importancia de ir a votar el día 25 y de dar una imagen de una Galicia que “es un pueblo cordial y pacífico” y que esta comunidad va, señaló, mejor que Cataluña y que Andalucía. “Que no se confunda Galicia con esos lugares donde se hacen referéndums para decidir lo absurdo”, dijo el presidente de la Xunta, que afirmó también que “los gallegos son más inteligentes de lo que se creen” y saben bien lo que quieren.

"teloneros"
Núñez Feijóo contó como “teloneros” con las intervenciones del alcalde de Ferrol, José Manuel Rey; el presidente de la Diputación, Diego Calvo, y el del PP provincial y alcalde de A Coruña, Carlos Negreira, que recogieron todos ellos, como después lo hizo el presidente, entusiastas aplausos del público. Abrió el turno de palabra el alcalde ferrolano, que subrayó que “la crisis y el desempleo llevan el sello del gobierno socialista que arruinó nuestro país” y consideró que “entre todos hemos evitado la tercera reconversión”. En referencia a su mayoría absoluta, José Manuel Rey Varela señaló que “hablaron los ferrolanos y nos pidieron que no volviésemos a arrodillarnos ante Madrid, como hicieron los gobiernos locales en los años 80”. 
En referencia al reciente anuncio de construcción del Buque de Acción Marítima, el alcalde aseguró que “habrá dos barcos construyéndose simultáneamente” en los astilleros de Navantia, antes de pasar a prometer que “cuando acabe esta legislatura va a haber menos desempleados que hace algún tiempo” y que “nuestro objetivo es que Ferrol se incorpore a la recuperación y al final de año los datos nos darán la razón”.
El presidente de la Diputación de A Coruña y concejal Diego Calvo arrancó su discurso anunciando que “por fin sale el sol en Ferrol”. En su discurso criticó los actos de boicot a la última campaña electoral del PP y a las sesiones del pleno municipal. “Hemos sufrido cómo traían un barquito y ponían José Manuel y Feijóo culpables”, dijo; “pues ahora son culpables de que Navantia tenga un barco de verdad”. 
Carlos Negreira, por último, dio paso a Feijóo con un discurso en el que alabó la gestión del alcalde y le agradeció su marcha a Madrid, porque “había que recordarle a la SEPI que Ferrol es importante”. El presidente del PP provincial y alcalde de A Coruña destacó en el teatro Jofre la decisión de Mariano Rajoy de “que todo el dinero de los cotizantes vaya a los pensionistas, que antes iba para el cheque bebé, para los mineros y para no se sabe qué” y llamó a defender “una España fuerte y unida, que no esté dividida por lenguas ni por banderas”. n

Feijóo asegura que no descansará hasta que Ferrol recupere su pulso industrial