El Racing aún no sabe si podrá medirse al Celta B

En el partido de la primera vuelta, el Racing ganó en Barreiro y ahora aspira a conseguir otra victoria que lo catapulte en la clasificación | real club celta de vigo
|

Aunque a día de hoy no existe ni una petición formal por parte del Celta de Vigo ni una comunicación oficial de la Real Federación Española de Fútbol al respecto, cada vez cobra más fuerza la posibilidad de que el partido que mañana han de disputar el Racing y el filial olívico en A Malata acabe suspendiéndose. 

Uno de los jugadores juveniles que habitualmente entrena con la plantilla celeste dio la pasada semana positivo en coronavirus. Aunque inicialmente todos los integrantes del filial y del equipo de base dieron negativo en las pruebas a las que los sometió el club, están a la espera de que el Sergas, que les realizó una segunda PCR, atestigue si el equipo de Onésimo Sánchez puede regresar a la actividad.
Aunque el Celta no lo confirmó oficialmente, estas segundas pruebas habrían sido también favorables, pero el club insiste en que está pendiente de lo que decidan las autoridades sanitarias.

Pero, ¿pendiente de qué? Si realmente el Sergas obliga a los jugadores celestes a hacer la preceptiva cuarentena de diez días desde que se produjo ese contacto directo, el plazo expiraría el domingo, con lo que está claro que no se podría disputar el partido de mañana sábado. La duda es saber por qué la entidad viguesa no ha solicitado el aplazamiento del choque, como sí ha pospuesto el partido de División de Honor que sus juveniles deberían disputar este fin de semana ante el Choco. 

La respuesta podría obedecer a un tema burocrático, pero también de disparidad de criterios con casos precedentes. Cuando se detecta un positivo o se produce un contacto directo con uno, además del seguimiento sanitario del caso, los clubes han de reportar la incidencia en una plataforma habilitada para tal fin por la RFEF, que recaba toda la información necesaria para determinar el protocolo a seguir en cada caso. El expediente del Celta B estaría ahora mismo en ese punto de recopilación de datos que justificasen el aplazamiento del choque y en ese contexto se entendería que faltase algún certificado emitido por las autoridades sanitarias competentes.

Ahora bien, parece complicado entender cómo el Unionistas, con tres positivos en su plantilla, sí recibió el visto bueno hace dos semanas para jugar en Ferrol y el Celta B, con un mero contacto, deba parar.

“Nuestra relación con el Celta es excelente y no tenemos duda de que decidirán lo más oportuno, justo y necesario para velar por la salud de todos”, aseguraba al respecto de la situación el director deportivo del Racing, Carlos Mouriz, advirtiendo que, a última hora de la tarde de ayer, ni la Real Federación Española de Fútbol les había comunicado la suspensión del partido, ni el Celta, de forma oficial, le transmitió al club verde su intención de posponerlo. “Así que, ahora mismo, damos por hecho que se jugará”, sentenciaba Mouriz.

El mandatario, sin embargo, no cerraba la puerta a que este escenario variase en las próximas horas insistiendo en que el Racing está a disposición de lo que requiera su oponente. Con todo, lamentaba que, una semana más, como sucedió hace quince días frente al Unionistas, apenas unas horas antes de su celebración, planee sobre el partido la sombra de una posible suspensión.

El Racing aún no sabe si podrá medirse al Celta B