Los peatones podrán atravesar las calles de la plaza de Armas desde mañana

Plaza de Aramas tramo calle Real abierto
|

La plaza de Armas comienza a destaparse. Tras los trabajos de demolición y relleno, este espacio del barrio de A Magdalena muestra ya parte del que será su aspecto final. Se han plantado algunos de los tilos que le pondrán color verde a partir de la primavera y se han colocado las losetas de granito de la parte más próxima a la casa consistorial. Ese tramo se abrirá al público mañana domingo, según las previsiones municipales, cuando pase la alerta por el temporal. Así, se podrá atravesar la plaza para pasar de la calle Galiano a la calle Dolores en línea recta. El tramo paralelo, el que se corresponde con la calle Real, está transitable desde finales de semana y se ha convertido en lugar de observación, en la medida en la que la meteorología lo permite.

Esta apertura no implicará que se pueda acceder al Concello de Ferrol por la puerta principal de manera inmediata. En primer lugar, porque no se reanudará la actividad hasta el jueves 26, ya que los funcionarios hacen puente. Además, la disponibilidad de este acceso dependerá de cómo evolucione el resto de la obra, según informan desde la institución municipal.

El alcalde de la ciudad, Ángel Mato, recepcionaba ayer al mediodía, de forma oficial, estos tramos ya completados. Técnicos municipales verificaron la entrega, comprobación a la que asistió el regidor. A pie de calle, Mato afirmó que, a partir del domingo “os ferroláns poderán volver gozar dunha perspectiva da praza descoñecida para moitos”. Y es que la demolición del aparcamiento subterráneo, que estaba en estado ruinoso (lo que impedía que se pudiesen celebrar actos multitudinarios en la superficie de la plaza por el riesgo de derrumbe), implica que la plaza siga la pendiente del terreno, al mismo nivel que las calles. Así figura en el proyecto del arquitecto Carlos Pita, ganador del concurso por el que se eligió el proyecto para la remodelación.

Esta nueva perspectiva a la que se refería el alcalde pudo verse ya tras la demolición, cuando el espacio quedó cubierto de tierra y con una vista despejada, aunque desde la calle Real estaba obstaculizada por casetas de obra y por vallas con fotos turísticas de Ferrol.

La esencia original 
El espíritu con el que se procedió al rediseño de la plaza de Armas tenía que ver con su concepción original. En el diseño de la cuadrícula de A Magdalena, tanto Armas como Amboage ofrecían espacios de encuentro. La construcción del Concello de Ferrol (inaugurado en la década de los 50) pervirtió la amplitud de este espacio. 

Aunque ahora no se recupera en su totalidad, precisamente por la presencia del edificio municipal, la propuesta de sustituir el cemento por tierra y de ubicar árboles en la plaza le devuelve parte de sus orígenes.

La elección del tilo americano, seleccionado en viveros de Holanda por el nivel de crecimiento con el que ya llegan a Ferrol, está también relacionada con al historia de la ciudad. Fueron los expedicionarios de la Armada los que trajeron por primera vez a Europa esta especie, muy utilizada en sus diversas variantes en ciudades europeas.

La concesión del aparcamiento de la plaza de Armas se rescató en 2008 y desde entonces se planteó qué hacer con un espacio que se deterioraba peligrosamente. 

El anterior gobierno municipal, con la arquitecta María Fernández Lemos al frente de Urbanismo, abrió un concurso de ideas que, tras solventar distintos obstáculos a lo largo de los meses, permitió por fin la adjudicación de las obras en febrero de este mismo año. Los trabajos comenzaron ya con Mato en la alcaldía.

Los peatones podrán atravesar las calles de la plaza de Armas desde mañana