La versión turca del LHD “Juan Carlos I”

ENTREGA L-61 JUAN CARLOS I FOTOGRAFIA JORGE MEIS
|

El pasado 19 de febrero se abrieron las negociaciones entre el Gobierno turco y la empresa Sedef para la firma del contrato de construcción del buque anfibio que diseñará Navantia basándose en el modelo del LHD “Juan Carlos I”. Se estima que las conversaciones se prolongarán entre cuatro y seis meses, por lo que las expectativas de la compañía pública son que el acuerdo esté definitivamente rubricado antes de que termine el presente año. 
Se construirá una nueva versión del buque con significativos cambios con respecto al LHD, de hecho en Turquía lo incluyen en la categoría de un LPD –Landing Plataform Dock–. El presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, desgrana las modificaciones más importantes en una entrevista concedida al portal especializado Defence Turkey, empezando por la cubierta plana, en la que no estará la característica ski jump para el despegue horizontal de aviones que lleva el “Juan Carlos I”.
Otra gran variación será el sistema de combate. Mientras que el prototipo incorpora el Scomba, de factura española, el buque turco llevará una versión del sistema Genesis fabricado por el consorcio otomano Havelsan-Aselsan. Las dimensiones del barco serán algo menores –224,5 metros de eslora (frente a 230,8) y 27.430 toneladas de desplazamiento (130 menos)–, al igual que la capacidad de acomodación, para 1.223 personas frente a las 1.443 que puede alojar el “Juan Carlos I”. Según explica el presidente de Navantia al portal especializado turco, la compañía va a trabajar codo con codo con Sedef, los astilleros que construirán el navío, para incluir el mayor porcentaje de material y equipamiento procedente de la industria de aquel país. 
A Navantia le corresponde proporcionar a Sedef el diseño del buque, la transferencia de tecnología, equipos y asistencia técnica en la construcción del buque y de cuatro lanchas de desembarco, basadas en las LCM-1E que lleva el “Juan Carlos I”. El encargo representará cerca de 800.000 horas de trabajo para los astilleros de Fene-Ferrol y los de San Fernando-Puerto Real –a estos últimos les corresponde solo el diseño de las lanchas–, así como otras 50.000 para Navantia Sistemas y 28.000 para la Fábrica de Motores de Cartagena.
Desde Navantia se ha destacado de este contrato que abre la puerta a un nuevo mercado, el que representa la Armada turca y sus ambiciosos programas de modernización. Entre ellos está uno de fragatas que, según señala el presidente del grupo, José Manuel Revuelta, se ajusta a las características de las F-100. Tal como en su día informó este diario, el Gobierno de Ankara ha elegido de partida el sistema de combate Aegis, que integran las fragatas de Navantia, para equipar su futura serie de buques de escolta. n

La versión turca del LHD “Juan Carlos I”