La investigación detecta que la infanta encargó un cuadro y lo facturó a Aizoon

|

Una responsable del grupo de Delincuencia Económica de la Policía Nacional señaló durante el juicio del caso “Nóos” que la infanta Cristina escogió y encargó un cuadro cuya adquisición fue posteriormente facturada a Aizoon, empresa de la que es propietaria a partes iguales junto a su marido Iñaki Urdangarin, y de la que se habrían servido para hacer frente a numerosos gastos personales y defraudar a Hacienda.

A preguntas de la abogada que representa en la vista oral al sindicato Manos Limpias, Virginia López Negrete, recordó que se puso en contacto con una galería de arte de Barcelona tras hallar una factura de la compra de un cuadro que fue imputada a Aizoon. “¿Recuerda quién encargó el cuadro?”, le inquirió la letrada, a lo que la inspectora respondió: “Sí, fue la Infanta Cristina”.

En concreto, se trata de un cuadro de Carmen Galofré, perteneciente a la exposición que la galería organizó en 2006 en torno a esta artista, de acuerdo a la información incluida al respecto en el sumario.

De acuerdo a la información que la galería proporcionó en su día a los investigadores sobre esta adquisición, “la persona que escogió y reservó la obra fue S.A.R. Doña Cristina de Borbón, Infanta de España”, al tiempo que precisa que fue el director de la galería quien atendió personalmente a la hermana del rey Felipe VI.  

Por otra parte, la responsable que coordinó los registros asegura que en la sede de Aizoon se encontraba el exempleado Mario Sorribas, quien al ser preguntado sobre dónde se hallaba la empresa, “nos señaló una mesa a la entrada. Nos dijo que él trabajaba en casa”. La responsable policial recordó que al día siguiente se llevó a cabo otro registro en la empresa Braxton a raíz de lo que se había encontrado el día anterior en las distintas sedes, si bien manifestó que “parece ser que había habido una limpieza, los cajones de los propios empleados estaban cerrados con llave y ellos no la tenían”.

La investigación detecta que la infanta encargó un cuadro y lo facturó a Aizoon