Los acusados en la operación “Capacho” niegan haberse lucrado con vieira tóxica

03 junio 2011 página 34 Ferrol.- Detenidas cuatro personas por extraer y vender vieira en Ferrol
|

Los once acusados en la operación “Capacho” por la presunta comercialización de vieiras contaminadas –con presencia de toxina amnésica– extraídas de la ría de Ferrol en 2011 negaron ayer los hechos ante la titular del juzgado de lo penal número 1 de Ferrol. 
La vista se celebró en la sección primera de la Audiencia Provincial de A Coruña debido a la cantidad de acusados y sus respectivos representantes, que habrían abarrotado las instancias ferrolanas. El proceso se prolongará hasta el próximo viernes.
Ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo entre las partes, el juicio comenzó con la declaración de los acusados, entre los que hay personas vinculadas con el mundo de la hostelería, como una cocinera, un camarero ya jubilado y la gerente de un restaurante de Santiago, además de los responsables de negocios de hostelería en Bergondo, A Coruña y Ferrol. Figuran otras tres personas, según Fiscalía, encargadas de la extracción y venta de forma ilegal; un transportista y una autónoma dedicada a la venta de marisco de forma ambulante y que las habría distribuido por Santiago y Ribeira.
El único de los investigados que ha aceptado contestar a las preguntas de la Fiscalía, un hostelero de Bergondo, M.A.C.M, reconoció haber comprado 24 vieiras, pero recalcó que eran para una celebración privada y nunca para comercializar en su restaurante, en el que despachan unas 250 vieiras al día, dijo, “sin que haya habido ningún caso de intoxicación”.

negaron los hechos
El resto de acusados –otros diez– solamente respondieron con monosílabos a las preguntas de sus abogados y se negaron a contestaron a la Fiscalía. Uno de los dos furtivos acusados de la extracción ilegal –ya condenado por la operación “Cataluña” del 2008 y que de hecho compareció esposado– declaró que su profesión es la de armador y que no se dedica al marisqueo ni se le incautó nunca ningún género contaminado. En la misma línea se pronunció el otro acusado de furtivismo, un extrabajador de Navantia. Por su parte, el investigado por transportar la mercancía intoxicada negó igualmente los hechos y alegó que se dedica a la construcción.
Los ocho acusados vinculados con la hostelería en negocios de Santiago, Ferrol y Bergondo contradijeron las tesis del Ministerio Público y se escudaron en haber adquirido siempre el marisco en el mercado de abastos con su correspondiente factura.
En total, la policía logró incautarse entre febrero y junio de 2011 de más de 1.300 unidades de vieiras en mal estado que arrojaban un peso de más de 300 kilogramos.

penas
En un principio la Fiscalía pide para los hosteleros dos años de prisión, una multa de más de 2.000 euros y cinco años de inhabilitación.
Para los dos furtivos, solicita tres años de prisión, una multa de 2.500 y cinco años de inhabilitación. Y para el acusado de transportar la viera tóxica considera que procede imponerle una pena de dos años de prisión, una multa económica de 1.500 euros y cinco años de inhabilitación.

Los acusados en la operación “Capacho” niegan haberse lucrado con vieira tóxica