Pleno para los locales en una jornada de sobresaltos

|

 

Jornada redonda para los equipos locales que militan en las máxima categoría de base y que cerraron la pasada sesión con un pleno de victorias. 
Algunas, como la que consiguió el equipo cadete femenino del Pontumio, de tanto lustre como la alcanzada ante un Arxil A que perdió frente a las eumesas su imbatibilidad. El duelo, que estaba aplazado desde hacía algunas semanas, se resolvió por un estrecho margen (51-50) y tras cuarenta minutos de mucha intensidad. Las cosas no empezaron bien para ninguno de los dos conjuntos, que se pasaron más de cinco minutos sin anotar. La sequía del Pontumio se fue hasta los siete y, así, el primer cuarto ya marcaba un resultado favorable al Arxil (7-17). Las pontevedresas, un equipo con un gran juego interior y muy sólido, se mantuvo siempre por delante, a veces más por desacierto del cuadro eumés que por sus méritos. Sin embargo, la desventaja de las de casa era mínima y, así, en los últimos cinco minutos pudieron acercarse definitivamente. Un error del Arxil se saldó con canasta y tiro libre adicional para el Pontumio que, con esos tres puntos, se colocó solo a uno de distancia. En la última opción, apenas con unos segundos por delante, las pontevedresas cometieron una personal que dio a las de Pontedeume dos tiros libres decisivos que supo aprovechar para sumar esta importante victoria que las mantiene invictas con cuatro triunfos. 
El cuarto de ellos llegó, precisamente, al día siguiente, ante el Giraldo (51-62), en un partido mucho más favorable para las de la comarca, que dominaron de principio a fin.
La formación júnior del cuadro eumés también ganó su encuentro ante el Arxil, en este caso con mucha más claridad (62-34) y realizando un partido muy serio que se decidió gracias a su acierto desde el perímetro y en acciones de contraataque. 
Con un solo punto de diferencia (80-81), y también gracias a dos tiros libres en los instantes finales, el Baloncesto Narón se impuso a domicilio al Salesianos 98 en un duelo que los naroneses afrontaron con muchas bajas y que no se resolvió hasta la prórroga. El cuadro de Ferrolterra estuvo siempre por delante en el marcador, con ventajas de hasta diez puntos que, cíclicamente, su  rival iba enjugando. Al final, los ourensanos forzaron el tiempo suplementario con una canasta a falta de cinco décimas. En los cinco minutos de prórroga, el Narón mantuvo el nivel a pesar de que el cansancio hizo mella en él. A dos segundos, dos tiros libres transformados por Nacho Núñez le dieron el triunfo.

Pleno para los locales en una jornada de sobresaltos