Netanyahu ve posible la formación de un gobierno de unidad con Gantz

Reuvén Rivlin (centro), con Netanyahu (izquierda) y Gantz | ep (koby gideon)
|

El primer ministro israelí en funciones, Benjamín Netanyahu, cree que es posible formar un Ejecutivo de unidad con el centrista Beny Gantz, cuyo plazo para formar gobierno expiró en la pasada medianoche y que el presidente se negó a extender.

“Estamos poniendo mucho esfuerzo para formar un gobierno de unidad, puede pasar incluso hoy”, señaló el mandatario en un discurso desde la residencia oficial en Jerusalén.

Además, señaló que aunque esto no suceda, seguirán “haciendo lo posible para alcanzar una unidad que Israel tanto necesita”.

El presidente, Reuvén Rivlin, había adelantado el domingo que se negaría a otorgar a Gantz la prórroga de dos semanas que solicitó, y que tampoco entregaría el mandato a Netanyahu, sino que encomendaría la formación de un Ejecutivo al Parlamento.

 

Recabar apoyos

De confirmarse esto, la Cámara contará con un plazo de 21 días para que cualquiera de sus miembros intente conseguir los 61 apoyos necesarios para formar gobierno y evitar unas cuartas elecciones, tras celebrarse tres comicios generales en menos de un año.

Sin embargo, Rivlin abrió luego la puerta a prorrogar el plazo en caso de que ambas partes le indicasen que habían avanzado en sus negociaciones y se acercaban a la concreción de un acuerdo.

Benny Gantz, que encarnaba la esperanza de muchos israelíes para sustituir en el poder a Benjamín Netanyahu, finalmente se vio obligado a pactar con este para hacer un Gobierno de unidad.

Al sonar las campanadas en la medianoche de ayer se acabó oficialmente el plazo de 28 días que el presidente israelí, Reuvén Rivlin, concedió al líder del bloque Azul y Blanco para formar un Gobierno.

Generalmente, en Israel, si el encargado de la tarea pide una prórroga de 14 días al jefe del Estado, esta se le concede casi automáticamente, con el entendimiento de que cerrar acuerdos de Gobierno, programa y reparto de cargos puede llevar su tiempo en un país con un Parlamento muy atomizado que exige a menudo pactar con varias fuerzas.

Pero, en esta ocasión, Rivlin dijo “no”. Ya se lo advirtió a los partidos tras los comicios del 2 de marzo: el país, tras un año de Ejecutivos en funciones, necesita urgentemente instituciones renovadas y legítimas.

Netanyahu ve posible la formación de un gobierno de unidad con Gantz