La Xunta asegura que no hay motivo para preocuparse por la solvencia del grupo Monbus

La conselleira de Traballo, Beatriz Mato EFE/Eliseo Trigo
|

La conselleira de Traballo e Benestar, Beatriz Mato, recordó que la operación “Cóndor”, que llevó a la imputación del presidente de Monbus, Raúl López, no es “un concurso de acreedores” ni un “problema de solvencia”, por lo que la empresa tiene que estar, desde el punto de vista financiero, “en la misma situación que estaba hace una semana”.

En declaraciones después de participar en una entrega de diplomas en Lugo, la conselleira recordó que “estamos hablando de un proceso de investigación judicial, no estamos hablando de un concurso de acreedores ni de que una empresa en un momento dado tenga un problema de solvencia”.

cuentas

“No conozco las cuentas específicas de esta empresa, pero a todas luces, tiene que estar en la misma situación que estaba hace una semana. Para bien o para mal, pero exactamente en la misma situación que estaba hace una semana”, insistió.

En ese sentido, sostuvo que por parte de su departamento no existe “especial preocupación por el futuro económico” de la empresa, ni tampoco “por el futuro laboral de los trabajadores que dependen directamente de este grupo empresarial”. “Si algo tenemos que hacer todos, las instituciones, los empresarios y, evidentemente, la ciudadanía en general, es colaborar con la justicia para aclarar cualquier sombra o duda que pueda tener un proceso de investigación”, dijo.

En la misma línea, en relación con esa investigación, la conselleira subrayó que “como Administración, como Consellería”, están “absolutamente tranquilos”, porque “todos nuestros procedimientos siguen el análisis y la evaluación de la asesoría jurídica, la intervención y la comisión selectiva”.

“Nosotros, lo único que tenemos que garantizar es que se hace el uso del dinero público para el fin que se le está dando y, por lo demás, no hay mayor preocupación”, insistió.

La magistrada Pilar de Lara, que dirige la operación “Cóndor”, ha imputado al propietario de la compañía de transporte de viajeros Monbus, Raúl López, y a las otras nueve personas que fueron arrestadas, entre ellos el yerno de este magnate, el director comercial del grupo, Rafael Casqueiro.

La causa que dirige la titular del juzgado de instrucción número uno de Lugo, y que ha salpicado a dos mandos militares, un teniente coronel y también a un sargento, se centra en la presunta comisión de delitos contables, de blanqueo de capitales y de falsedad documental, así como en la supuesta existencia de otros de tráfico de influencias y cohecho.

La Xunta asegura que no hay motivo para preocuparse por la solvencia del grupo Monbus