Dos imputaciones, 14 hospitalizados y el sistema en revisión, un mes después

dos operarios en la reparación de la zona del accidente del tren alvia en la curva de a grandeira de santiago de compostela / foto de archivo
|

El día en el que se cumple un mes de la mayor tragedia ferroviaria ocurrida en décadas en España, el descarrilamiento del tren Alvia en la curva de A Grandeira de Santiago, en el que fallecieron 79 personas, catorce de los más de 150 heridos en el accidente permanecen hospitalizados en distintos centros de Galicia.

Desde aquel 24 de julio, en que el ferrocarril a Ferrol procedente de Madrid descarriló al tomar una curva a una velocidad que, como el propio maquinista admitió, era muy superior a la permitida en el tramo, abandonaron los hospitales numerosos heridos, mientras ha ido avanzando la investigación judicial y comenzaron a tomarse decisiones políticas.

responsabilidad

El juez que lleva el caso, Luis Aláez, imputó al maquinista cuatro días después del siniestro, aunque semanas después el caso dio un vuelco cuando también acordó imputar, por apreciar imprudencia, al responsable o responsables de seguridad del tramo Ourense-Santiago a fecha de 24 de julio, día del accidente, para lo que demandó de Adif que le concrete quiénes son.

El instructor tomó la decisión al entender que aunque las muertes y lesiones ocurridas en el accidente están “obviamente conectadas” con el exceso de velocidad, también lo están con la “omisión de medidas de seguridad preventiva de naturaleza vial” y con una conducta “imprudente” de los responsables de seguridad, decía su auto.

solidaridad

Mientras surgió una ola de solidaridad hacia las víctimas y de reconocimiento tanto a los primeros que auxiliaron a los accidentados, los “héroes” de Angrois, como al personal de emergencias o sanitario, el juez iba tomando declaración a varios testigos, entre ellos el maquinista, al que imputó por 79 homicidios por imprudencia.

Ante el juez declararon las personas que estuvieron con el maquinista en los primeros momentos del accidente y también al interventor del tren que, según ha trascendido, habló hasta once segundos antes del accidente con Garzón por teléfono.

El juzgado también afronta este la depuración definitiva de potenciales pasajeros del tren siniestrado, ya que el Instituto de Medicina Legal propuso un listado que debe ser revisado.

El juzgado recibió para su análisis abundante material videográfico, como las imágenes del punto en que se registró el accidente desde el momento en que ocurrió hasta 24 horas después, mientras reclamó documentación al Adif y Renfe, y al Congreso el diario de sesiones de la comisión en la que comparecieron la ministra y los responsables de los dos organismos. n

Dos imputaciones, 14 hospitalizados y el sistema en revisión, un mes después