Puigdemont y Mas sitúan a Cataluña en las “Naciones Unidas de Europa”

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el líder del PDeCAT, Artur Mas, durante la primera conferencia ideológica celebrada por el partido ayer en Barcelona | quique garcía (efe)
|

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su predecesor en el cargo y presidente del PDeCAT, Artur Mas, debatieron ayer por primera vez desde el nacimiento de la formación en julio de 2016 y apostaron por avanzar hacia una Europa más cohesionada y crear “las Naciones Unidas de Europa” en las que Cataluña contaría con un papel preponderante, a su juicio.

Así lo dijeron en un diálogo al inicio de la I conferencia ideológica del partido, en la que se fijó el corpus ideológico que guiará las acciones de la formación en el futuro y en la que apuntaron las líneas maestras del partido y sus principales ejes de actuación.

Tanto Mas como Puigdemont coincidieron al señalar que el actual modelo político de la Unión Europea presenta “déficits democráticos” que favorecen la aparición del populismo y el euroescepticismo, según ambos, y propusieron una mayor integración que permita destacar los méritos de Europa.

“Caja de herramientas”

Ninguno de los dos ponentes se refirieron al proceso soberanista de manera directa sino que pretendieron ir más allá y definir el modelo de Estado que defiende el PDeCAT, ya que, para ellos, la independencia es “una caja de herramientas” para conseguir llegar a este modelo político.

Ambos llamaron a convertir Cataluña en “la Dinamarca del Mediterráneo” y resaltaron la importancia de los estados modernos en contraposición a los estados más rígidos a la hora de construir este nuevo modelo de unión en Europa.

Para Artus Mas, el Estado no debe actuar como una barrera para los ciudadanos sino más bien como “un asociado o un aliado”, mientras que tampoco tiene que penalizar los errores de la ciudadanía ni avanzar hacia una sobrerepresentación o “estatalización” de las administraciones públicas en la sociedad.

El expresidente puso en valor el papel del mundo asociativo o privado a la hora de construir la sociedad catalana y es en este sentido donde advirtió de los peligros de la “estatalización”: “Cataluña no tiene que perder uno de sus tesoros: haber construido un país que se ha hecho con el coliderazgo del mundo asociativo y privado catalán”.

Mientras, Puigdemont destacó la importancia de la tecnología y la sociedad a la hora de encarar los principales retos de Cataluña en el futuro porque “no hay nación sin las personas” y, en este sentido, el president apostó por convertir las prioridades de la ciudadanía la prioridad de un hipotético futuro Estado.

En su parlamento final, el expresidente reclamó el legado de la generación de inmigrantes que llegaron a Cataluña y “cohesionaron a la sociedad” y, a raíz de este argumento, ha sostenido que Cataluña tiene tres retos además del proceso soberanista: sumarse a la cuarta revolución industrial, crear un sistema educativo de excelencia y mejorar los valores democráticos de Cataluña.

Por último, parafraseó al escritor francés Antoine de Saint-Exúpery y apeló a introducir en la sociedad catalana “los anhelos de alcanzar el mar libre y abierto”, en una alusión velada al proceso independentista.

“Solo interesa a las élites”

Mientras, el líder del PP catalán, Xavier García Albiol, afirmó ayer que el proceso soberanista “solo le interesa a la élite burguesa” y no a la mayoría de los catalanes. Lo dijo en el Salón Automobile Barcelona, un evento que el líder popular valoró como fruto de la colaboración entre administraciones.

En relación a la conferencia que realizará el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Madrid el próximo 22 de mayo, afirmó que está dispuesto a asistir si se abandona “el monotema de los últimos cinco años” y se aprovecha esta oportunidad para romper el bloqueo institucional.

Asimismo, señaló que a la gente normal no le interesa la independencia, sino “comprarse un coche de los que hay en este salón”, tener estabilidad laboral y poder vivir con normalidad. También dijo que el expresidente de la Generalitat Artur Masa se ha convertido en un problema para Cataluña y para el PDeCAT, y le pidió que abandone sus “ansias de seguir en la vida pública”.

Puigdemont y Mas sitúan a Cataluña en las “Naciones Unidas de Europa”