Echa a andar la 15ª edición de una Muestra Internacional de Cine Etnográfico diferente

Echa a andar la 15ª edición de una Muestra Internacional de Cine Etnográfico diferente
|

Según la definición de la RAE, la etnografía es el “estudio descriptivo de la cultura popular”. Y si hay una herramienta eficaz para describir la realidad de los pueblos esa es el cine. Pese a que se distingue la realidad de la ficción, lo cierto es que esta última no puede existir sin la primera. La realidad influye en el cine, en mayor o menor medida, reproduciéndola o alejándose de ella en distintos grados.

Del mismo modo, se utilizan los códigos de nuestra realidad, nuestro contexto, para explicar y que se entienda mejor la ficción. Hay numerosos ejemplos a lo largo de la historia del cine, incluso algunos que transmiten significado de la manera más sutil; uno clásico es cómo James Bond, pese a que no era así en las novelas originales, en la película Casino Royale de 2006, aparece disputando una partida de póquer, un juego mucho más acorde con la realidad del momento, en la que empezaban a emerger las plataformas online. Otro ejemplo más reciente y cercano es el fenómeno de las patatas fritas Bonilla a la Vista; el bote que aparece en la película surcoreana Parásitos no está puesto en escena por casualidad, este producto es un símbolo de estatus en Corea, algo exótico que consumen principalmente las clases más pudientes con cierta aspiración ‘progre’.

La realidad ayuda a entender el lenguaje audiovisual y, en el caso del cine etnográfico, el lenguaje audiovisual sirve para ayudarnos a comprender y descubrir distintas realidades.

El pasado 24 de marzo debería haber dado comienzo en Santiago de Compostela la XV Mostra Internacional de Cinema Etnográfico (MICE), que desde hace más de una década nos acerca a distintas realidades, algunas muy lejanas y otras tremendamente cercanas, aunque nos resulten igual de extrañas y sorprendentes. Hace unos años, por ejemplo, en los avances promocionales del festival se daban pinceladas de los perfiles de gallegos anónimos cargados de historias fascinantes como la que guarda los secretos de la industria del wolframio en Galicia.

Debido a las circunstancias actuales, la MICE ha tenido que reinventarse. El Museo do Pobo Galego, encargado de la organización de la muestra, ha puesto a disposición del público general una página web con varios trabajos que han pasado por el festival en ediciones anteriores. Se actualiza cada dos días y su visionado es completamente gratuito.

En esta edición de la MICE no habrá sección a competición, sino una selección de las películas más destacadas de los últimos años en el festival, así como una serie de contenidos formativos, como lecturas o un video-taller de juguetes para los más pequeños. La programación familiar se complementa con la publicación de una selección de cortos de animación elaborada por Marcos Nine, director del festival Cinema Crianza.

Entre las obras que se pueden disfrutar en la web de la MICE se encuentra el corto documental Hora silenciosa, de la directora Noelia Muíño, que muestra la vida en el convento de San Paio de Antealtares y fue premiado como Mejor Película Gallega el año pasado. La muestra incluye también otros trabajos gallegos como Os fillos da vide, dirigida por Ana Domínguez, u O tesouro de Corcoesto de Cora Peña; nacionales, como la película de Roser Corella Grab and Run; e internacionales, como L’eau sacrée, dirigida por Olivier Jourdain.

Además de las películas de esta edición especial de la MICE, en la web del Museo do Pobo Galego se puede disfrutar de otros documentos audiovisuales interesantes entre los que destaca la serie “Café da Memoria”, en la que diferentes grupos de mujeres gallegas hablan sobre sus oficios como, por ejemplo, la ganadería o el trabajo en las conserveras.

El Museo do Pobo Galego se creó en 1976 y se encuentra ubicado en el antiguo convento de Bonaval, en Santiago de Compostela. Su labor es la de estudiar, dar a conocer, defender y promover la cultura gallega en todas sus vertientes.

Echa a andar la 15ª edición de una Muestra Internacional de Cine Etnográfico diferente