Las lluvias agravan el deterioro del aparcamiento del Sánchez Aguilera

|

El departamento de Obras del Concello de Ferrol estudia cómo solucionar el lamentable estado del aparcamiento Sánchez Aguilera. De nuevo los baches, las balsas de agua y el firme embarrado dificultan su uso como estacionamiento gratuito, un recurso para centenares de personas que se acercan al centro de la ciudad para trabajar o para hacer sus gestiones diarias. Este gran espacio, de 6.900 metros cuadrados, fue remodelado hace menos de un año, con obras que incluían el pavimento con hormigón de la entrada por la avenida do Rei y por la avenida Compostela. Además se cubrió la explanada con zahorra compactada y se habilitaron escaleras en las rampas para facilitar el acceso peatonal. En total se invirtieron unos 35.000 euros.
El Concello deberá decidir si estas obras se realizan dentro del presupuesto que maneja la empresa Misturas para el mantenimiento y reparación de viales o se busca otra fórmula. Esta compañía, al comenzar el año, cuenta de nuevo con presupuesto para efectuar los trabajos de urgencia que dictan los técnicos municipales respecto a baches, reparaciones, señalización y arreglos varios que ya se están realizando en diversos puntos de la ciudad. Sin embargo, desde Obras reconocen que es una cantidad insuficiente (en torno a 600.000 euros) y que se podrían encontrar, como ya ocurrió en 2015 (aunque entonces se atribuyó al “frenesí” electoral), con el presupuesto para todo el año agotado en seis meses. “Imos ter que darlle unha solución de continuidade”, apunta la concejala Esther Leira.
El Sánchez Aguilera forma parte de las parcelas incluidas en el convenio con Defensa, del que ya se ha efectuado un primer pago a la espera de que se renegocien algunos usos y se ejecute el segundo y definitivo para su entrada en vigor. El mantenimiento de estas propiedades, y por tanto también del aparcamiento, corresponde al Concello de Ferrol.

autorregulación
La explanada del antiguo cuartel Sánchez Aguilera cuenta con una zona reservada para depósito de los vehículos que retira la grúa municipal. Entre las avenidas do Rei y Compostela se ubica el aparcamiento, un espacio que se ha ido autorregulando con el paso del tiempo según el boca a boca hacía que aumentase el tráfico de coches. Hasta surgieron en la zona los “gorrillas” que ayudan a buscar sitio a cambio de una propina. Pero esta autogestión ha tenido también sus inconvenientes, con atascos como el que se produjo el pasado mes de octubre, cuando el estacionamiento de algún vehículo provocó un tapón y durante algunas horas hubo automóviles atrapados en la parcela.

Las lluvias agravan el deterioro del aparcamiento del Sánchez Aguilera