Los socorristas de Ferrol y Valdoviño cierran temporada con mil intervenciones

Socorristas Doniños
|

Los setenta socorristas que a lo largo de julio y agosto se encargaron de garantizar la seguridad de los bañistas en 16 playas de los municipios de Ferrol y Valdoviño cerrarán mañana, día 31, la campaña estival con un balance positivo, porque no se produjo ningún ahogamiento ni tampoco hubo rescates que pusieran en grave peligro sus vidas. Este buen resultado es consecuencia directa de que la gente tiene cada vez una mayor concienciación sobre los peligros que entraña el baño en el mar y de que la labor de prevención ejercida por los socorristas, que es su principal cometido, fue la adecuada.
En el caso del litoral de Ferrol, los nueve arenales –Caranza, A Graña, Penencia, Doniños, San Xurxo, Esmelle, A Fragata y O Vilar de Covas, Ponzos y Santa Comba– estuvieron atendidos por un total de 46 socorristas y dos coordinadores, pertenecientes a la empresa Tragsatec.
A lo largo de estos dos meses, este personal realizó algo más de 700 intervenciones. En el caso concreto de agosto, según la información facilitada por el coordinador Manuel Saavedra, se prestaron 322 asistencias, entre las que figuran dos rescates. Uno de ellos fue en Punta Penencia y consistió en prestarle auxilio a un kaysurfista que estaba en apuros porque se separó de la playa y no podía regresar, por lo que incluso se llegó a dar la voz de alarma al 112, pero finalmente el problema se resolvió soltando la cometa y remolcándolo hasta la arena. El otro rescate resultó ser una falsa alarma, ya que la supuesta víctima, a la que los socorristas fueron a auxiliar porque no regresaba, era un buen nadador que se sentó en unas rocas a descansar y después salió solo del agua.
En cuanto al resto de incidencias registradas en las playas ferrolanas, la mayoría se correspondieron, por este orden, con picaduras de escarapotes, cortes y picaduras de insectos.
El hecho de que este verano hubiese menos asistencias que en años anteriores es consecuencia, según explicó Manuel Saavedra, de que el tiempo no acompañó demasiado y las verdaderas jornadas de playa fue más bien escasas.

valdoviño
Por lo que respecta a los arenales del municipio de Valdoviño, el servicio de socorrismo corrió a cargo de la empresa Seforgasa SL. que destinó a este cometido a un toal de 40 profesionales, de los que 24 estaban a diario a pie de playa. Se cubrieron durante los dos meses los arenales de Campelo, Meirás, Outeiro, A Frouxeira, Pantín, O Baleo y Vilarrube.
El montante de intervenciones entre julio y agosto, a falta de los últimos 15 días, que todavía están sin contabilizar, ascendió a 400, según los datos aportados por el coordinador Bernardo Máiz Bar. Se realizaron seis rescates, entre los que destaca el de los tripulantes de un catamarán que fondeó en A Frouxeira y cuando se dirigían a la playa en una zodiac esta volcó, por lo que los socorristas tuvieron que auxiliarlos y remolcarlos para volver a la embarcación.
Otro de los rescates se produjo en la zona de O Baleo, y aquí el socorrista tuvo que esfozarse para lograr salir, siendo aplaudido por los bañistas. Un tercero consistió en sacar del agua a un padre y a un hijo en Pantín.
Por lo que respecta a las restantes incidencias, es significativo el número de personas que sufrieron picaduras de insectos, principalmente avispas, con un total de 173 atenciones, por encima incluso de las de escarapotes, que fueron 153. Por traumatismos con contusiones se asistió a 42 bañistas; por heridas, a 60; por fracturas, a uno; por luxaciones, a cuatro; y por hemorragias, a otro, además de solicitar ambulancia para el traslado al hospital de cuatro personas.
Los socorristas de Valdoviño también procedieron a la retirada de 22 animales, la mayoría de ellos muertos y expulsados por el mar, pero también gaviotas heridas. Sin ser su cometido, también se hicieron cargo de la recogida de botellas rotas y troncos en 35 ocasiones, incidiendo siempre en su labor preventiva, para evitar que los bañistas se lesionasen.

Los socorristas de Ferrol y Valdoviño cierran temporada con mil intervenciones