Una victoria con un poco de buena estrella

fútbol entre el Galicia de Mugardos y el Noia
|

Por fin al Somozas la moneda le salió cara. Cuando parecía que, otra vez más, se iba a quedar sin sumar su primera victoria como local de la temporada, el cuadro verdiblanco encontró en el tiempo de prolongación esa pizca de suerte que muchas veces le dio la espalda. Un remate de Iñigo Rodríguez tras una acción a balón parado le dio al equipo somocense un triunfo que, además, confirma que sigue vivo en su intento por engancharse a la lucha por la permanencia en la categoría de bronce, que ahora ve más cerca a solo catorce jornadas de que termine la la liga regular.
A diferencia del partido de la semana pasada ante el líder de la categoría, esta vez el Somozas se topó con un adversario que tenía como principal objetivo mantener su portería a cero. Así que al cuadro local le tocó llevar el peso del partido, pero no encontró los espacios ni tuvo la claridad suficiente como para traducir su dominio en ocasiones claras. Solo un lanzamiento de Cristian desde la frontal que se fue desviado entró en su cuenta de ocasiones, aunque sin estar cerca de marcar el gol que los adelantase.
Con el paso de los minutos el Izarra se fue sintiendo más cómodo, así que su verticalidad de mediocampo en adelante le permitió crear varias oportunidades más o menos claras para marcar. En las botas del visitante Javi Navas estuvieron las dos más nítidas, pero en la primera su disparo fue salvado “in extremis” por Antonio y en la segunda se topó con el portero Molina –destacado en su estreno– cuando tenía a un par de compañeros mejor situados. El caso es que ambas acciones reflejaron el descontrol que caracterizó el tramo final de la primera parte –el cuadro local también llegó a la meta rival en varias ocasiones–, aunque nadie fue capaz de sacar partido.
El control del Somozas se intensificó en una segunda mitad en la que el delantero visitante Pito se vio demasiado solo para generar peligro ante la portería rival. Sin embargo, los intentos del cuadro verdiblanco se quedaron siempre a punto de llegar a un buen fin por la falta de un mejor último pase, de una mejor decisión... Por eso el Izarra no pasó excesivos agobios para mantener su portería a cero frente a un rival que fue un querer y no poder en la busca de su primera victoria como local de la temporada, esa que revitalizase sus opciones de acabar luchando por la permanencia en la categoría.

PRESIÓN
Las llegadas del Somozas a la meta rival se hicieron más claras con el paso de los minutos –incluida la aparición en el terreno de juego del delantero Jaume Vidal, la última incorporación hecha por el club de Ferrolterra en el mercado invernal–, pero nunca llegó a traducirse en alguna ocasión clara para marcar.
El encuentro se adentró así en una fase especialmente peligrosa para el equipo local, puesto que su empuje lo llevó a dejar unos espacios que el Izarra no fue capaz de aprovechar. Sin embargo, cuando parecía que la igualada era lo máximo a lo que aspiraba el Somozas, el tanto de Iñigo Rodríguez hizo justicia a lo visto sobre el campo y le dio al cuadro verdiblanco una victoria que renueva su fe en la salvación.

Una victoria con un poco de buena estrella