El juez envía a prisión sin fianza a los padres de Asunta, que niegan los hechos

rosario porto, la madre de la niña hallada muerta el pasado fin de semana en una pista forestal de un ayuntamiento próximo a santiago efe/xoan rey
|

El periodista Alfonso Basterra y la abogada Rosario Porto pasaron ayer su primera noche en la prisión coruñesa de Teixeiro, a donde les envió el titular del juzgado de instrucción número dos de Santiago, José Antonio Vázquez Taín, tras imputar a ambos sendos delitos de homicidio por la muerte de su hija adoptiva, Asunta Basterra Porto, de tan solo 12 años de edad.

Homicidio y “posible asesinato a la espera de los resultados de Toxicología”, según confirmó ayer el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, es lo que el magistrado imputa a la expareja tras haberles tomado declaración durante la mañana de ayer.

Y es que el informe de toxicología todavía no está en manos del tribunal que instruye el caso y es una pieza clave para determinar si la pequeña fue drogada o sedada y, en caso de haberlo sido, con qué barbitúrico.

Al parecer la madre de Asunta tiene recetado por parte de su médico un sedante para combatir el lupus, una enfermedad autoinmune que no tiene cura y contra la que Rosario Porto lleva luchando casi toda su vida. Este medicamento coincide, tal y como confirmó la investigación,  con el potente sedante hallado en la sangre y el estómago de Asunta, según informaban ayer ediciones digitales.

interrogatorio

Vázquez Taín interrogó a la abogada Rosario Porto durante tres horas y media, a partir de las 09.15, y tras ella fue el turno del periodista Alfonso Basterra, que respondió preguntas por espacio de una hora.

Ambos en sus declaraciones aseguraron no ser los autores de la muerte violenta de su hija.

Además, distintas fuentes próximas a este caso consultadas contaron ayer que tanto Porto como Basterra presentaron relatos exactos en su declaración ante el juez.

Incluso coincidieron en los puntos desmentidos por la investigación, lo que hace pensar a los investigadores que el relato que ambos cuentan pudieron pactarlo previamente y ahora simplemente lo siguen a rajatabla.

Vázquez Taín rebatió las respuestas dadas por los dos imputados. Así, cuando la madre aseguró que salió de casa para hacer recados y a la vuelta la niña ya no estaba, le puso las imágenes en las que puede verse a Rosario conduciendo su coche con Asunta de copiloto a la hora en la que, según el testimonio de la madre, la niña ya estaba desaparecida. Ante esto, la madre mantuvo su relato y no modificó nada.

El mismo proceder ocurrió con Basterra, quien se mantuvo firme en su testimonio y no cambió el ya ofrecido el día en que murió la pequeña.

Las cuestiones formuladas por el juez estuvieron centradas en la cronología exacta de los movimientos de cada uno, en las evidencias recogidas –como la cuerda que apareció al lado del cadáver–, en su situación económica y en la relación que mantenían Alfonso y Rosario tanto con su hija como entre ellos mismos después de su separación.

Las cámaras de televisión captaron unos minutos la imagen de Rosario Porto gesticulando y contestando al juez Vázquez Taín, hasta que se percataron de la presencia de los reporteros y se corrieron las cortinas para impedir que se pudiera grabar.

El juez envía a prisión sin fianza a los padres de Asunta, que niegan los hechos