Los trabajadores de Privilege pujarán el viernes por su antigua empresa

Imagen de la huelga de empleados de Privilege / Jorge Meis
|

Los trabajadores de Privilege, una empresa asentada en Narón que fabricaba aglomerado de piedra, pujarán en la subasta pública por hacerse con el control de su antigua empresa con el respaldo del Ayuntamiento de Narón frente a los herederos de los primeros accionistas de la empresa, que la declararon en quiebra hace más de un año.

La mayoría de los empleados de Privilege han formado una sociedad limitada, Seaquarz, que aspira a continuar con el negocio con el respaldo unánime de la corporación de Narón, que componen los grupos TEGA, PP, PSOE, BNG y grupo mixto.

La subasta tendrá lugar este viernes, 18, en una notaría de A Coruña y los antiguos operarios de la firma depositaron ya el aval de 200.000 euros que requería la puja.

Los hijos de los antiguos propietarios de Quarella, la firma italiana que puso en marcha Privilege con ayudas públicas y solicitó el concurso voluntario de acreedores en 2012, se han reagrupado en Poliver.

La empresa Privilege está radicada en el polígono naronés de As Lagoas y empleó a más de medio centear de personas.

Según fuentes del Comité de Empresa de Privilege en Narón, tratarán el viernes de hacerse nuevamente con el control de la empresa para desmontar la maquinaria y llevársela a Italia dejando sin empleo a 45 personas.

45 de sus extrabajadores forman parte de Seaquarz, una sociedad limitada que pretende seguir trabajando en la fabricación de aglomerado para encimeras de cocina, entre otros usos.

Francisco Zurita, portavoz del Comité, ha destacado el "esfuerzo de los trabajadores por reflotar la empresa, creando una nueva sociedad y trabajando intensamente en su futura cartera de pedidos".

"Tenemos la estructura empresarial montada, sólo nos falta que nos dejen trabajar", aseguró.

Desde el Ayuntamiento de Narón, su alcalde, José Manuel Blanco, de Terra Galega, ha manifestado hoy que la corporación "utilizará todas las herramientas posibles para evitar el cierre de la firma".

"Se creó con ayudas públicas y bajo ningún concepto vamos a permitir el desmantelamiento de la misma y no permitiremos la salida de material ni maquinaria de sus instalaciones", advirtió Blanco.

Los trabajadores de Privilege pujarán el viernes por su antigua empresa