El sector cinematográfico no da poder a las mujeres

09 octubre 2012 A Coruña.- Invasor usará las pantallas de toda España para atraer turistas a la ciudad En la foto Luisa Cid y Emma Lustres, productora de Vaca Films
|

El 26 por ciento de los puestos de responsabilidad en el cine, tales como dirección, guion o producción ejecutiva, montaje o diseño de vestuario, están ocupados por mujeres, frente a un 74 por ciento de puestos que ostentan hombres, según muestran los datos del “Informe anual 2015: presencia de las mujeres profesionales del sector cinematográfico”, de la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA).

En el total de 143 largometrajes producidos en 2015 que analiza este estudio participaron un total de 1.876 personas encabezando las especialidades de mayor responsabilidad, de las cuales 493 son mujeres y 1.383, hombres.

“Estos datos revelan que la estructura está bastante masculinizada en el sector cinematográfico, explicó la responsable del estudio, la socióloga Sara Cuenca. “Hay una clara segregación laboral tanto vertical como horizontal”, añadió.

En líneas generales, los cargos con mayor presencia femenina son los referentes al maquillaje y peluquería (75%) y diseño de vestuario (92 por ciento), mientras que el resto de porcentajes se encuentran por debajo de la mitad, lo que muestra que solo dos de las 12 categorías superan dicha marca porcentual.

En dirección artística las mujeres representan solo el 44 por ciento y en dirección de producción el porcentaje es del 43 por ciento. Su presencia disminuye en otros puestos como montaje (25%), producción y producción ejecutiva (24%), dirección (19%), guión (12%) o efectos especiales (11 por ciento).

Por géneros cinematográficos, las mujeres tienen una presencia en el documental de un 23 por ciento; en ficción, un 29 por ciento; y en animación, un 8%.

En general, los datos del estudio muestran un avance de la presencia de mujeres en la industria cinematográfica española respecto al estudio que encargó CIMA en 2006.

El sector cinematográfico no da poder a las mujeres