Los locales de hostelería del puerto reivindican su papel dinamizador dentro de Ferrol Vello

ostelería Muelle el Yate
|

La pasada semana la Autoridad Portuaria resolvió el concurso para adjudicar por un periodo de diez años la gestión del local de hostelería conocido como El Yate, en pleno puerto de Ferrol. 
La reapertura de este mítico bar completa el puzzle que algunos empresarios de la ciudad decidieron comenzar hace unos años para revitalizar la fachada del muelle de Curuxeiras y que ha conseguido, por momentos, dar algo de vida a un decante Ferrol Vello .   
Algunos de ellos, que decidieron emprender en plena crisis, se encontraron con una dificultad a añadida: las “interminables obras”. Una crítica unánime y transversal a una intervención urbanística de más de tres años que los dejó “aislados” del resto de la ciudad.
A pesar de ello, todos –menos uno, pero que ya tiene un proyecto en marcha– consiguieron sobrevivir y solo piensan en sacarle partido a la temporada estival con su principal activo, las terrazas. “Siempre y cuando la nueva normativa no nos obligue a realizar inversiones descomunales”, inciden la mayoría. 
Al margen de estos “atropellos”, esta media docena de hosteleros insisten en reivindicar su papel como creadores de empleo  y como dinamizadores de un barrio que ha estado en permanente decadencia en las últimas décadas, bajo diferentes gobiernos.
“Queda mucho por explotar en la zona”, dicen, y para ello se necesita la implicación de todas las administraciones, además de “crear un frente común, hacer piña” para defender los intereses de estos hosteleros con una sola voz. 
Lo cierto es que, con sus peculiaridades, todos han apostado por proyectos similares, potenciando el “pincheo”, el vermut y la reunión distendida entre cañas y vinos. Que esto se convierta en una debilidad o en una fortaleza depende solo de ellos. 
En otras muchas y más concurridas calles de diferentes urbes españolas han conseguido sacar partido de esto con las famosas “rutas del pincho”, en las que todos salen ganando. Un win-win, que se dice ahora.
“No nos importaría que los buses que recogen a los cruceristas lo hiciesen enfrente de los locales, para que sepan que existimos”, sugieren con ironía. 

Los locales de hostelería del puerto reivindican su papel dinamizador dentro de Ferrol Vello