Narón invierte casi 175.000 euros en nueva equipación para el Speis

Uno de los profesionales explica las capacidades operativas del equipo adquirido
|

El ayuntamiento de Narón ha hecho pública una inversión de 174.135 euros durante este segundo trimestre del año para dotar de nueva equipación al Servizo de Prevención e Extinción de Incendios e Salvamento (Speis). Este desembolso ha permitido una sustancial mejora tanto en el material para la lucha contra los fuegos como en el propio parque móvil de la unidad.
El nuevo equipo fue inspeccionado durante la mañana de ayer por el alcalde accidental y concelleiro de Seguridad Cidadá, Guillermo Sánchez Fojo, que se desplazó hasta la central de emergencias local del polígono industrial de Río do Pozo para conocer de primera mano las ventajas operacionales que ofrecen las nuevas adquisiciones.
En lo referente a la protección individual de los bomberos, el Concello ha adquirido chaquetones y cubrepantalones de nueva generación. Estos equipos no arden al contacto con el aire, además de aguantar su integridad estructural sin fundirse y gotear en temperaturas superiores a los 300 grados centígrados. Los ropajes cuentan, además, con un sistema de sujeción en puntos elevados y cabos de anclaje y rescate, diseñados para operaciones de socorro en condiciones de riesgo por caídas.
A estos chaquetones se les suman nuevas botas de intervención resistentes al fuego y agentes químicos; cascos de protección con iluminación autónoma y un doble sistema de protección ocular; y un conjunto de buzos de trabajo especiales serigrafiados.
En cuanto a la equipación operativa, el ayuntamiento ha proporcionado cuatro nuevas motosierras –una de ellas de salvamento que permite cortar hormigón y acero–, que se suman a las dos que ya tenían. También se han adquirido equipos de protección anticorte y lanzas automáticas para poder sofocar mejor incendios en el interior de edificios. El Speis contará además, a partir de ahora, con cámaras térmicas para la localización de personas o puntos calientes en áreas de baja visibilidad por humo, así como modernas conducciones de aire para evitar la propagación de vapores tóxicos.
La capacidad de respirar adecuadamente durante sus labores es clave para un bombero, por lo que el consistorio ha adquirido seis nuevos equipos de protección respiratoria con capacidad de conversión en unidades de doble botella, multiplicando así su autonomía. A esto habría que sumarle un nuevo compresor de aire para la recarga de estos equipos que permitirá reducir el tiempo de llenado en 8 minutos, además de permitir operar en dos bombonas a la vez.
Por último, en cuanto al parque móvil, se compró un automóvil para la unidad de mando y jefatura, otro para dirección y un tercero para inspección y prevención. De este modo se ha aumentado hasta siete el número de vehículos disponibles, permitiendo un despliegue más efectivo. l

Narón invierte casi 175.000 euros en nueva equipación para el Speis