José Jacinto Quindós y Josefa Cayetana Pardo, marqueses de San Sadurniño

Diario de Ferrol-9999-99-99-999-023fd490
|

Tras la construcción de la Base Naval en A Graña, iniciada el año 1726, el rey Felipe V decidió el año 1750 construir un nuevo Arsenal y Astillero en la villa de Ferrol. Sus consecuencias fueron el crecimiento económico y aumento poblacional de una ciudad de nueva planta, con la consiguiente repercusión en la comarca. En este contexto se produjo la integración de los influyentes marqueses de San Sadurniño en la vida de Ferrol.

El marquesado de San Sadurniño era un título nobiliario otorgado por el rey Carlos II el 12 de diciembre de 1688 al Regidor Perpetuo y Alguacil Mayor de Ourense, Pedro Álvarez de Reynoso, Andrade y Gayoso, señor de Cerdido y Somozas, y patrono del convento de San Sadurniño. Contrajo matrimonio con Francisca Ventura de Andrade y Pardo, falleciendo el año 1702 y sucediéndole como II Marqués su hijo Pedro Francisco Álvarez de Reynoso y Andrade, que murió soltero el año 1730.

Heredó el título nobiliario de III Marqués de San Sadurniño el sobrino de Pedro Francisco, José Jacinto Quindós y Reynoso de Andrade, casado con Josefa Cayetana Pardo de Moscoso, Señora del Pazo de San Juan de Baltar. De esta forma, el nuevo marqués, José Jacinto Quindós, añadió a su fortuna de origen una serie de nuevos bienes, transformándose su familia en una de las más importantes e influyentes de Ferrol y comarca.

El III Marqués de San Sadurniño ostentó el título entre los años 1730 y 1753, fecha en que falleció. De su matrimonio tuvo tres hijos: José Javier, heredero del título, Juan y Pedro, que formaron parte de la Marina Real, y dos hijas: Josefa Antonia y María Antonia. Los marqueses vivieron en Ferrol Vello entre 1730 y 1740, y después en el pazo de Baltar de O Val, mientras el antiguo pazo de San Sadurniño sufría un franco deterioro, denunciado por el obispo de Mondoñedo. 

José Jacinto Quindós, III Marqués de San Sadurniño, falleció en agosto del año 1753, siendo enterrado en la Capilla Mayor del Convento de San Sadurniño. Su esposa, Josefa Cayetana Pardo de Moscoso, señora de Baltar, le sobrevivió hasta enero de 1762, siendo reconocida su dedicación al favorecimiento de las artes y las letras. 

Entre otros intelectuales gallegos, el clérigo Diego Cernadas y Castro, conocido como el Cura de Fruime, estuvo en Ferrol y San Sadurniño el año 1753. Visitó las instalaciones navales de Ferrol impulsado por la curiosidad de contemplar las actividades y trabajos llevados a cabo tanto en el Arsenal  como en el Astillero, que luego daría a conocer en su obra. Durante su estancia en Ferrol departió con Mauro Valladares, párroco de San Julián, haciendo la obligada visita a la marquesa de San Sadurniño.  

El Cura de Fruime dedicó una larga composición poética al Real de Esteiro, un amplio poema descriptivo, de versos entusiastas, grandilocuentes y no muy depurados, unos serios y otros burlescos. La composición poética está dedicada a la “Muy Ilustre Señora Doña Josefa Cayetana Pardo, Marquesa de San Saturnino y Señora de Baltar”, con la intención de que fuese la mecenas de su obra y pagase su edición, propósito que no consiguió. A lo largo de las cuartetas del Romance inicial, que dirige a la marquesa, hace un largo y versallesco panegírico de la noble ferrolana:

Mil cosas buenas he visto                    
en Ferrol; pero en conciencia,            
pues a vos no os ví, es mentira            
decir que ví cosa buena.                  

Por el Puerto del Sol fue conocido
el seno del Ferrol antiguamente,
título que, sin duda, ha merecido,
por ser vuestro palacio transparente

Otro conocido visitante de Ferrol durante el siglo XVIII fue el ilustrado padre Martín Sarmiento, que durante el mes de Junio del año 1755 realizó su segunda visita a Ferrol, dentro de un amplio viaje llevado a cabo por Galicia. Salió de Pontevedra el día 9 de Junio hacia el monasterio de San Martín de Xuvia y el 16 de Junio se trasladó a Ferrol, alojándose en el convento de San Francisco.

En su visita a Ferrol y alrededores visitó la ermita de Chamorro, la laguna de Doniños, el Prioiro, San Xurxo, la ermita de Santa Comba, San Cristóbal y Monte Faro, entre otros lugares. El padre Sarmiento recorrió de forma detenida las instalaciones navales de A Graña y Esteiro, visitando a diversos personajes de Ferrol, y siendo invitado de honor en dos ocasiones en la casa de Josefa Cayetana Pardo, resaltando la influencia que la marquesa de San Sadurniño tenía en la vida local. 

El hijo mayor de Josefa Cayetana, José Javier Quindós y Pardo, casado con Ana Quiroga y Quindós, sobrina carnal suya, fue el IV marqués de San Sadurniño, que sucedió a su madre y ocupó el cargo de Regidor de la Villa de Ferrol. Según el historiador Souto Vizoso, tuvo su vivienda en la calle San Antonio, una casa ya desaparecida, blasonada con el escudo del marquesado.

El pasado mes de enero, en estas mismas páginas se publicó la biografía  del VI marqués de San Sadurniño, José Mariano Quindós y Tejada, nacido en Ferrol el año 1822.  Residente en Madrid, pasó varios veranos en esta urbe, con la que tuvo una fluida relación, poniéndose el año 1900 su nombre a la que hoy es conocida como Praza Vella. 

jjburgoa@hotmail.com

José Jacinto Quindós y Josefa Cayetana Pardo, marqueses de San Sadurniño