“La fiesta en Galicia estaba muriendo pero ahora nos sigue mucha juventud”

lito garrido, durante una actuación de la orquesta panorama
|

La orquesta Panorama está en plena gira de 25 aniversario. Este “Remember Tour” tiene parada en ciudades como Ferrol (hoy, a las once de la noche, en la calle Españoleto), en villas como Pontedeume (donde tocarán el 10 de septiembre) o en pequeños lugares donde las comisiones de fiestas se trabajan puerta a puerta el presupuesto para ofrecer lo mejor a sus vecinos y a visitantes (en Doroña, Vilarmaior, actúan el 2 de septiembre, y el día antes lo hace la París de Noia). Lejos quedan los años en los que los atrios languidecían mientras los jóvenes se iban a las discotecas. Lito Garrido, cantante y maestro de ceremonias de la Panorama, recuerda bien aquellos tiempos, que poco tienen que ver con las más de 20.000 personas que acudieron a la gala contra el cáncer que realizaron en mayo en Vilagarcía. “Realmente la fiesta en Galicia estaba muriendo, a pesar de que seguía siendo la zona más importante de España, con mucha diferencia. Las comisiones de fiestas las integraba gente mayor y eran los que iban, con los niños, casi obligados”.
Entonces decidieron ofrecer lo que los jóvenes querían. Un repertorio más moderno y variado, en el que cupieran niños, adolescentes, gente que va a la fiesta a saltar, otra que quiere reír y también quien busca bailar. “Empezamos haciéndolo en el segundo pase pero ahora ya va desde el principio”, apunta Lito Garrido. “Y lo conseguimos. La gente joven cambió y ahora nos siguen muchísimo”.
Tanto, que tienen un club de fans con 9.000 seguidores, a pesar de que cuando lo crearon, hace veinte años (fueron los primeros), tenían ciertos reparos por las posibles críticas, cuando estos clubes correspondían a las estrellas del momento. “Y ahora es algo que tienen la mayoría de las orquestas”.
Cada año el espectáculo es distinto, incorporan lo último que suena en un trabajo incesante que se ve en los meses de verano pero que tiene muchas semanas de ensayos detrás. “Más que elegir los temas, hay que decidir cómo hacerlos, cómo comunicarse con el público, y eso da muchísimo trabajo. El repertorio nunca es el mismo de un año para otro, en cada gira lo cambiamos todo”. La recompensa es tener los meses de julio y agosto completos. “No paramos ningún día. Realmente es duro, aunque quizá lo menos difícil sean las tres horas de espectáculo. Pero el despertarse tarde, desentumecer el cuerpo... lo que hay detrás del escenario es lo más complicado de sobrellevar”.
En esta gira, que por algo es la “Remember Tour”, picotearán por los momentos más importantes de sus 25 años, además de ofrecer lo más reciente y, junto con la música, el espectáculo escénico, que no es tema menor. Y no faltarán las canciones del verano, con gran éxito en los últimos años para Magán y, en este 2013, con la nueva versión del “Tiburón”. ¡El tiburón!, exclamamos. “Es que la juventud es muy pachanguera”, ríe Lito

“La fiesta en Galicia estaba muriendo pero ahora nos sigue mucha juventud”