Mar excluye la ensenada de A Gándara de las zonas de producción de bivalvos

paseo marítimo da gandara
|

La ensenada de A Gándara es la única parte de la lámina de agua que forma la ría de Ferrol que no está considerada zona de producción de moluscos bivalvos, pese a ser el único punto de la misma, junto con la planta de gas de Reganosa, que visitaron los eurodiputados de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo en febrero pasado.
La decisión, que se viene repitiendo en las últimas órdenes que establecen y actualizan las llamadas zonas GAL, contrasta con el reconocimiento que sí tiene la ensenada de Caranza, que es, como se recordará, la única zona D o de exclusión no solo del litoral y las rías gallegas, sino de todo el Estado. La ensenada de A Gándara, que limita con el banco de producción de almeja babosa más importante de Galicia, As Pías, está muy deteriorada por la cantidad de lodos y materia orgánica que se han acumulado a lo largo de las últimas décadas, así como por la expansión del propio polígono industrial.
Aunque no hay datos oficiales ni definitivos sobre la carga microbiana que soporta esa zona que una eurodiputada definió como “playa de arena negra”, diversas fuentes apuntan a que el nivel de concentración de la bacteria E. coli podría superar los 100.000, es decir, más del doble del máximo de una zona C. En estas, el límite está en 46.000 E.coli por cada 100 gramos de carne, y a partir de esa cantidad se consideraría zona D o de exclusión. En estos lugares, según la legislación europea, está prohibido extraer marisco incluso para reinstalarlo en aguas limpias porque no se asegura la salubridad del producto. n

Mar excluye la ensenada de A Gándara de las zonas de producción de bivalvos