El consorcio afirma que el convenio por Pescanova es viable y está equilibrado

17 septiembre 2013 página 34 CHAPELA (PONTEVEDRA), 12/09/2013.- Juan Manuel Urgoiti atiende a los medios de comunicación tras ser designado hoy por unanimidad como presidente del Consejo de Administración de Pescanova, en la Junta Gen
|

El consorcio formado por Damm y Luxempart, que presentó una propuesta de convenio de acreedores por Pescanova, aseguró que se trata de un plan “equilibrado para que todos los acreedores recuperen una parte y con las miras puestas en la viabilidad de la pesquera”.

Así lo afirmaron fuentes del consorcio, quienes precisaron que el juez les pidió que realicen unos ajustes “de forma, no de contenido, ni tampoco nada sustancial”.

Las mismas fuentes explicaron que en el convenio no se puede realizar una quita menor, como la banca había pedido, ya que “con una quita menor tal y como está la compañía, con la deuda que tiene, habría que meterse en nuevas deudas, y es como quedarse con el mismo agujero con el que está; por lo que, al final, habría un volumen de deuda insostenible”.

la mayor quita

Precisaron que, con la propuesta, son los accionistas actuales los que asumen la mayor quita, del 95%, porque tan solo se les reconoce menos del 5% en el nuevo capital.

A la banca se le hace una quita ponderada del 72% y pueden llegar a controlar el 35% del capital si aportan fondos, añadieron.

Las mismas fuentes destacaron que el consorcio busca la viabilidad de la compañía y que el convenio trata de salvarla y de que vaya pagando las deudas y el capital prestado.

Los representantes del consorcio también remarcaron que el convenio se enfoca a recuperar lo que está más cercano –Pescanova, Pescafina y las filiales españolas– y que en función de la evolución de la empresa y de los concursos en el extranjero se verá si se pueden recuperar

pulso

La banca acreedora y Damm mantienen su pulso en torno al plan con el que reflotar Pescanova. Según fuentes financieras a las que cita el diario “ABC”, la propuesta de convenio que presentaron de forma conjunta hace una semana, y en la que plantean una inyección de 150 millones de euros a la compañía para evitar su liquidación, no respeta el acuerdo al que habían llegado ambas partes. Las principales entidades acreedoras de la pesquera aseguran que la dirección de la empresa, cercana a Damm, introdujo condiciones no pactadas que benefician a la cervecera y su socio Luxempart.

El pasado miércoles, el juez encargado del concurso de acreedores de la multinacional gallega comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que dio tres días a la compañía para que subsane algunas de esas condiciones, entre ellas una cláusula que otorga a Damm y Luxempart, que controlarán el 30% del capital de Nueva Pescanova, el derecho de veto a la entrada de nuevos accionistas . Para las entidades financieras, esto supone dar un poder excesivo al grupo catalán y el fondo.

Ese no es el único apartado que ha causado malestar entre las entidades financieras, que ya estudian con KPMG, firma que les asesora en el proceso, los siguientes pasos a dar. El juzgado de Pontevedra dio hasta el 3 de abril para que las partes firmen o no esa propuesta de convenio.

El consorcio afirma que el convenio por Pescanova es viable y está equilibrado