Los bajos precios de la almeja y la centolla impiden el repunte de la facturación navideña

Las capturas de centollas aumentaron casi un 15% respecto al pasado año | meis
|

La cofradía de pescadores de Ferrol no ha tenido este año su mejor campaña navideña a pesar del repunte en el número de capturas. Los precios han descendido drásticamente respecto al pasado año y eso se ha dejado notar en la facturación de la campaña.
El despacho de los tres principales tipos de almejas ha crecido en los primeros veinte días de diciembre respecto al pasado año. Así, del producto estrella de la ría, la almeja babosa, se han vendido 2.171 kilos de cara a las festividades navideñas, es decir, 570 más que hace un año en el mismo periodo. Sin embargo, en ambos casos la facturación ascendió a los 25.700 euros. El motivo es que el precio medio de venta de este producto bajó de los 16 euros el kilo a apenas 12.
También crecieron las ventas de la almeja fina y la japonesa. El pasado año se despacharon 653 kilos de estos bivalvos, mientras que en los últimas semanas se llegaron a vender casi 850. De nuevo, los bajos precios han hecho que la facturación sea casi la misma. No en vano, la cofradía obtuvo 10.000 euros menos por la venta de estos tres productos este año que en 2016.
Algo similar ocurre con otro de los productos estrellas de la navidad, la centolla. Desde que se abrió la campaña para su captura, el 13 de noviembre, los mariscadores han llegado casi siempre al tope de 35 kilos diarios, lo que supone un aumento de casi un 15% en las capturas.
Sin embargo, los precios se han reducido en unos tres euros el kilo, debido, en parte a este exceso de oferta.

Furtivismo
Uno de los principales motivos de esta situación, explican los mariscadores, es un repunte del furtivismo este año. No en vano, el servicio de Guardacostas requisó la pasada semana más de 117 kilos de varias especies, 100 nasas y 900 metros de trasmallos sin identificar que se encontraban en el puerto.

Los bajos precios de la almeja y la centolla impiden el repunte de la facturación navideña