Rajoy declara “la guerra sin cuartel” al paro y ve la crisis en retirada

Mariano Rajoy saluda a los asistentes al acto del PP celebrado en el castillo de Soutomaior pp
|

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, aseguró ayer que España está “en disposición de plantear una guerra sin cuartel contra el paro” y prometió “no bajar la guardia” y seguir trabajando para reducir el desempleo.

También auguró que al final del curso político que empieza ahora España estará “mucho mejor”, y se comprometió a “seguir trabajando” para que esa mejora “se consolide en el tiempo”, permita crear empleo y “llegue a todos los españoles”.

Así comenzó Rajoy su discurso en el tradicional acto de apertura del curso en Soutomaior, donde agradeció el esfuerzo hecho, tanto por los responsables de las distintas administraciones como por los ciudadanos, y señaló que “España está quemando etapas en la recuperación”, pero también aseguró que no dejará que queden “atrás” los que aún sufren el desempleo.

El presidente celebró “la inteligencia, el aguante y la capacidad para soportar dificultades y salir adelante” del pueblo español y avanzó que una vez más se revisará al alza la previsión de crecimiento económico.

Para ejemplificar el cambio en la política económica, expuso que “aquí no hablamos de brotes verdes, hablamos de raíces vigorosas y si ahora vamos a recoger los frutos es porque primero plantamos nuevas cepas”.

su palabra

Rajoy apuntó que España se financia en los mercados “a un precio como no se había financiado nunca” y recordó que cumplió la promesa formulada por él mismo hace un año, cuando en el mismo escenario anunció una bajada de impuestos, justo la que “acabamos de presentar en las Cortes” con lo que, subrayó: “He cumplido mi palabra”.

Confió en que en España, ese país en el que han de primar “los valores de la buena gente”, mejore el nivel adquisitivo de los ciudadanos y se vaya dando solución al drama del desempleo.

En este 2014, ya hay una “evidente mejora” que todavía algunos siguen negando, pero hay que continuar con los esfuerzos, de modo que “autocomplacencia ninguna”.

Rajoy garantizó que la mayoría ha comprendido las decisiones y “ajustes” que se han ido tomando para que la crisis esté “en retirada” y en ello coincidió el presidente de la Xunta y líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo.

En su discurso, que precedió al de Rajoy, Feijóo aseguró que “la gente sabe muy bien que las cosas no están como ellos quieren que estén”, todavía, pero el camino sí está iniciado tras medidas efectivas, que no efectistas, y por la senda de “hablar menos y trabajar más”.

Sin embargo, comentó que “somos conscientes de que nuestro trabajo no está terminado” y este mensaje ha querido trasladarlo Feijóo a las familias “que aún siguen afectadas” y que pasan por “situaciones difíciles”.

negociaciones

El Gobierno va a convocar a las fuerzas políticas para tratar de consensuar las medidas de regeneración democrática que están en tramitación y negociar las nuevas que ha puesto sobre la mesa, entre ellas la elección directa de alcaldes, y se da dos meses para estas negociaciones.

En un comunicado del Ministerio de la Presidencia, el Ejecutivo explica que quiere retomar las conversaciones tras el “paréntesis obligado” de las elecciones europeas y los cambios en la dirección del PSOE, y subraya su “máxima disposición al diálogo”.

El Gobierno asegura que busca un “gran pacto” sobre las medidas que se están tramitando: los proyectos de ley reguladores de partidos políticos y altos cargos y las medidas procesales y penales de la lucha contra la corrupción.

Y abre un plazo de dos meses para las negociaciones y la definición de propuestas, para que en noviembre puedan tramitarse ya en comisión parlamentaria y sean aprobadas en diciembre.

Se trata de la limitación del aforamiento, el control sobre los indultos, las responsabilidades públicas ante procesos penales, el fortalecimiento de la iniciativa legislativa popular o la limitación de los gastos de campaña.

Rajoy declara “la guerra sin cuartel” al paro y ve la crisis en retirada