El Camino de Santiago, un paraíso gastronómico

Camino Santiago
|

El Camino de Santiago es un itinerario cultural de primer orden, un lugar mágico donde perderse y una experiencia que al menos una vez en la vida sería muy recomendable realizar. Si haces el Camino, además de disfrutar del paisaje, de caminar y de encontrarte con otros compañeros de viaje, tendrás una magnífica ocasión de descubrir un mundo de sabores y olores.

Esto quiere decir que el Camino es sin duda un destino gastronómico, pues sus flechas amarillas se localizan en un sinfín de pueblos y ciudades, se meten en cocinas, restaurantes u hornos de leña. En no pocas ocasiones, las flechas están acompañadas por viñedos, fértiles huertos y granjas.

A veces el Camino discurre junto al Mar, apareciendo un mundo de sabores junto a las Rías Baixas Gallegas, A Costa da Morte o en la Mariña Lucense. Descubrimos en estos lugares mariscos y pescados de la mejor calidad, pocas veces superables.

Los ríos también son protagonistas de los diferentes Caminos que llevan a Santiago. Atraviesan fértiles valles, como es el caso del río Sil y el Miño, con varias zonas Denominación de Origen e sus orillas: D.O. Ribeira Sacra, D.O. Rías Baixas y D.O. Valdeorras.

>El Camino Francés y el Primitivo cruzan el río Miño, y en torno a este es posible disfrutar de didácticas experiencias gastronómicas. La trucha y la anguila podrán degustarse en varios restaurantes cercanos a este río, como es el caso de Portomarín. En esta misma localidad será posible además conocer los tipos de embarcaciones tradicionales utilizadas para surcar sus aguas. Descubrir la cultura que está detrás de la elaboración del aguardiente es algo que especialmente hay que conocer en este lugar.

2020042010271093200

La agencia de viajes Tee Travel pone a disposición de sus clientes interesantes viajes de senderismo y cicloturismo donde siempre es posible disfrutar de experiencias gastronómicas. Al margen de poder probar cada día productos diferentes, y en cualquiera de los caminos que esta agencia vilagarciana ofrece, existe la posibilidad de ir más allá. Para ello parte de su oferta está orientada a que los clientes puedan alojarse en establecimientos donde el punto fuerte sea la buena cocina.

Por lo tanto, el Camino de Santiago en todas sus variantes se revela como claro viaje gastronómico a incluir en la agenda de los amantes del comer y del beber, y podrá hacerse del modo más tradicional hasta el más actual.

 

El Camino de Santiago, un paraíso gastronómico