Rajoy ve en Galicia “la mejor muestra de que España es un éxito colectivo”

feijóo, rajoy, fernández albor y garcía-margallo, durante el acto en el pazo de fonseca efe
|

El presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, destacó que ayer Galicia es un referente del “anclaje positivo” que la Constitución representa en la identidad colectiva y “la mejor muestra del éxito colectivo”. “Nada podrá impedir que lo siga siendo”, auguró el presidente estatal.

Coincidió con este deseo el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien dijo que el pueblo gallego “sufre tiempos oscuros y espera el impulso que la conduzca al final del túnel”, que se asienta en España y Europa “señalando el único camino posible para consolidar el convulso Estado de las Autonomías: diversidad con cooperación, autonomismo con solidaridad, galleguismo como forma de ser español”.

 

Como un guía

Ambos presidentes destacaron el “ejemplo” del exjefe del Ejecutivo gallego Gerardo Fernández Albor y su contribución a Galicia y a España como guía para superar las dificultades por las que atraviesa el país.

Fernández Albor, que fue titular de la Xunta y eurodiputado, recibió ayer la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, que otorga el Ministerio de Asuntos Exteriores, en un acto en el Pazo de Fonseca, en el que el homenajeado afirmó que seguirá trabajando por la “convivencia democrática” de España y de Europa.

 

reconocimiento de justicia

Esta distinción es un “reconocimiento de justicia”, dijo Rajoy, un “reconocimiento a una trayectoria ejemplar” y la “reparación de una injusticia histórica”, en palabras del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, y un “reconocimiento” por sus “valores imperecederos” que hay que aprovechar “en beneficio colectivo”, aseguró Núñez Feijóo.

El veterano político, de 95 años, fue recibido entre muestras de afecto y cariño en el Pazo de Fonseca por familiares, amigos y compañeros del mundo de la política o de la cultura, ante quienes mostró el mismo entusiasmo que reconoció sentir durante una vida que le interesó “más vivir que comprender”.

Durante su intervención, Fernández Albor, que fue médico, reconoció haber tenido una trayectoria “interesante” marcada por su destino y las decisiones que tomó “y a las que nunca he querido renunciar”, y en la que trabajó con grandes personas.

De Rajoy dijo que “entronca a la perfección” las virtudes de un gallego, con una gran inteligencia, sólida formación y un optimismo prudente, y por ello “sabe que no hay que derrumbarse por el pesimismo sino luchar por un futuro mejor”.

 

Merecía ser presidente

A Feijóo dedicó también su admiración porque “merecía ser presidente”, de su familia aseveró Albor que era su mejor obra, y de la distinción recibida hoy señaló que tratará de ser un “fiel servidor”, como también lo es del Apóstol y de Galicia.

Ya lo ha sido y lo es para el jefe del Ejecutivo central, quien sostuvo de Fernández Albor que es un “eminente ejemplo de servicio y entrega a España”, con una trayectoria “ejemplar” merecedora de esta medalla y no por “riguroso turno de antigüedad” sino por su “dilatada y fecunda” experiencia como hombre de ciencia y protagonista del devenir de un siglo que vida gallega, española y europea.

“Un gran español, un gallego íntegro y un europeo sobresaliente”, agregó Rajoy, “un político ejemplar” también por su honestidad y espíritu de concordia: “su ejemplo es la mejor guía para superarnos a nosotros mismos” y “la difícil coyuntura que atraviesa el país”.

Feijóo agradeció a Fernández Albor que creara un “suelo común en el que nadie se siente ajeno” y expresó su confianza en que “su ejemplo siga guiando a Galicia y a España”. “Eres un gallego a carta cabal”, le dijo García-Margallo, quien trasladó el agradecimiento del Gobierno a Albor por la “oportunidad de premiar” su labor.

Arroparon a Albor en este evento, entre otros, el presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría; la presidenta de la Cámara gallega, Pilar Rojo; el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez; el expresidente de la Xunta Emilio Pérez Touriño; y el arzobispo de Santiago, Julián Barrio.

Rajoy ve en Galicia “la mejor muestra de que España es un éxito colectivo”