La oposición apela al TFUE para sortear las restricciones a las ayudas de Estado

NAVANTIA
|

Sindicatos y partidos de la oposición rechazaron ayer asumir sin más la negativa de la Dirección General de la Competencia a la construcción del dique flotante en la ría de Ferrol y recordaron que el propio ordenamiento jurídico de la Unión Europea permitiría acometer este proyecto sin necesidad de incurrir en los supuestos de ayudas de Estado ilegales.
Solo el Partido Popular, primero a través del diputado autonómico Miguel Tellado y posteriormente del conselleiro de Economía a Industria, Francisco Conde, eludieron hablar sobre las alternativas que incluso deja entrever la propia comunicación de la Comisión Europea. Así, ni la “reformulación” de la consulta –se habla de “indefinición” en algún aspecto del proyecto presentado– en lo relativo a su financiación, ni la posibilidad de invocar las excepciones que contempla el propio Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) para zonas en situación de “subempleo”, aparecieron en las declaraciones de los representantes “populares”.
Sus discursos se centraron en proclamar, como hizo Tellado, que “nadie ha hecho más por el sector naval de la ría, incluido el dique flotante, que el PP” y en recomendar al comité de empresa “que no entre en debates políticos”. También recalcaron la importancia de “garantir o marco de seguridade no que debe traballar Navantia” para evitar, dijo Conde, “sancións adicionais por incorrer en axudas de Estado ilegais”. El conselleiro, que aseguró que “Ferrol é unha prioridade absoluta para o Goberno da Xunta”, apuntó que “estamos na boa dirección” tras conseguir en el último año los contratos del flotel, el BAM, la transformación del “Monforte de Lemos” y el diseño del LHD para la Armada turca. En esa línea, manifestó que la Xunta aboga por “seguir dotando de carga de traballo a Navantia” impulsando la política comercial de la empresa, diversificando su actividad y también “potenciar a súa área de reparacións”.

críticas
Precisamente la potenciación del área de Reparaciones es el objetivo que persigue la construcción del dique flotante. Los partidos políticos de la oposición señalaron que la decisión de Competencia es la “única que se podía esperar” a la vista del modo en que se planteó la consulta y el “nulo interés” por el proyecto mostrado por el Gobierno.
Las socialistas Beatriz Sestayo y Paloma Rodríguez le recordaron al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, su frase “Eu son o garante do dique flotante”, pronunciada en una de sus últimas visitas a la ciudad y, tras explicar que la infraestructura debe definirse como una “cuestión de Estado”, anunciaron que en septiembre estarán en Bruselas junto con el eurodiputado José Blanco para reclamar su construcción.
Sestayo apeló al artículo 107 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea para sortear las restricciones a las ayudas estatales. En este se dice que “podrán considerarse compatibles con el mercado interior” aquellas subvenciones destinadas a favorecer el desarrollo económico de regiones en las que (...) exista una grave situación de subempleo”. La diputada y secretaria general de los socialistas ferrolanos explicó que este supuesto se cumple cuando se supera el 21% de paro, “logo é obvio”, añadió, “que esta cidade, cunha taxa de desemprego por riba do 29%, está dentro da excepción”.
Las representantes socialistas anunciaron la presentación de iniciativas en todas las cámaras porque creen que el dique es “irrenunciable” y con esa motivación viajarán a Bruselas. “Non viremos cunha foto de paripé; iso deixámolo para os VIP que se puxeron detrás dunha pancarta en Madrid en precampaña electoral”, añadió.

"non é definitiva"
Por su parte, el portavoz nacional del BNG, Xavier Vence, y la eurodiputada Ana Miranda resaltaron que la respuesta de Competencia “non é definitiva” y culparon al Gobierno central de trasladar una propuesta “por presión social e política pero de mala gana” y con “evidentes debilidades no plantexamento, como pon de manifesto a propia comunicación”.
Vence destacó la importancia del dique flotante en Ferrol tras la ampliación del Canal de Panamá, que permitirá el paso transoceánico desde Asia de buques mucho más grandes que los que lo franquean en la actualidad, y señaló que puede ser una realidad “de existires unha vontade política firme”. Para ello es clave, continuó, que “Galiza conte con capacidade para decidir sobre os seus sectores estratéxicos” porque, subrayó, “está claro que Madrid non negocia atendendo os nosos intereses”.
El portavoz del BNG aludió también a la “excepcionalidade” de Ferrolterra en términos de desempleo para desmentir la existencia de limitaciones a la inversión de dinero público en empresas que operan en un mercado libre. Con esta premisa, Vence cree que el dique “non fica varado por unha decisión formal, senón por falta de vontade política”, e invitó al Gobierno y a la Xunta a actuar “de xeito responsábel” con esta demanda. n

La oposición apela al TFUE para sortear las restricciones a las ayudas de Estado