Los apicultores se vuelcan en divulgar la importancia ambiental de las abejas

|

Las comarcas de Ferrol y Ortegal se sumaron ayer a la celebración del Día da Abella con diferentes actos promovidos por la Asociación Galega de Apicultura (AGA) y la Casa do Mel de Goente. Así, en colaboración con los concellos de Narón, Neda, Mugardos y San Sadurniño, la delegación de Ferrolterra de AGA ofreció varias conferencias entorno al delicado equilibrio de los ecosistemas terrestres y cómo este está condicionado por la polinización de las plantas, proceso que depende en gran medida de las abejas.
Las charlas se desarrollaron simultáneamente en los cuatro municipios por personal de AGA. No fue hasta las 12.30 horas cuando la entidad dio a conocer los nombre de los premiados en el certamen convocado a finales de marzo para implicar a la comunidad escolar en la lucha contra la avispa velutina, el principal depredador de la abeja autóctona en los últimos años. La propuesta fue sencilla: que los jóvenes trampeasen todo lo que pudiesen para ver quién lograba captar más reinas fundadoras. Escolares del CPI San Sadurniño, de los centros educativos de Narón y de Mugardos fueron premiados con diferente material.

Hoteles para la especie
La Casa do Mel de Goente, otra de las entidades más activas en la conservación de las abejas en la comarca, también desarrolló ayer su particular programación con la celebración de un taller sobre construcción de hoteles para estos himenópteros. Según los expertos el 80% de las plantas silvestres son polinizadas por insectos, en su mayoría abejas. Las poblaciones de esta especie se están viendo afectadas por diferentes factores como la disminución de su hábitat, la introducción de especies exóticas depredadoras, el uso de plaguicidas y patógenos o el cambio climático.
Una forma de ayudar son los hoteles para abejas sobre los que ayer se impartió un taller a partir de materiales reciclados en la Casa do Mel. Los participantes elaboraron la construcción que posteriormente se instaló en el exterior del recinto pontés para facilitar el asentamiento de las abejas y contribuir así a su conservación, promoviendo el interés de las personas en su observación y estudio. l

Los apicultores se vuelcan en divulgar la importancia ambiental de las abejas