Detenido un hombre en Caranza por agredir a otro con un garrote

|

El barrio de Caranza volvió a ser el pasado jueves centro de otro episodio de violencia cuando un hombre fue detenido por agredir y lesionar con un garrote a otra persona en un brazo y romperle la ventanilla de su coche.
Los hechos sucedieron sobre las 22.00 horas cuando un hombre de etnia gitana con claros síntomas de intoxicación etílica, según fuentes consultadas, pretendía tomar un taxi en la parada, ubicada cerca de la Torre 1.
Ante la negativa de los trabajadores del taxi a realizarle el servicio, el hombre, que portaba una especie de garrote de patriarca, intentó detener un coche que circulaba en las proximidades de la parada levantando el palo con la intención de que lo llevase desde Caranza a su destino.
El conductor del vehículo hizo caso omiso de la demanda con gestos del hombre armado con la vara y procedió a aparcar su coche en las inmediaciones de la Torre 1 de Caranza, todavía cerca de donde fue interceptado.
Fue en ese momento, cuando el hombre se le acercó con el garrote para exigirle de nuevo que lo llevase en su coche y el conductor le dijo que no. Ante la reiterada negativa, el agresor levantó su palo con la intención de asestarle un golpe, pero el conductor consiguió detener el garrotazo con su brazo izquierdo, del que tuvo que ser atendido por los servicios médicos de urgencia.
El joven consiguió llegar a su domicilio tras el garrotazo en su extremidad superior y se puso en contacto con la Policía para denunciar el hecho, mientras se percataba desde la ventana que el agresor la tomaba ahora con su coche al cual le rompió una de sus ventanillas.
Del interior del vehículo se llevó prendas de ropa y otros artículos, al tiempo que amenazaba de muerte al propietario del automóvil que había bajado a la calle para evitar más daños en su coche y a la espera de que llegase al lugar de los hechos un coche patrulla.
Una vez que los agentes hicieron acto de presencia, procedieron a detener al agresor del garrote y demandaron de la víctima de los golpes que lo identificase como el autor del ataque y los destrozos en el vehículo.
Para sorpresa de los agentes, el autor de los garrotazos fue reconocido sin problemas, dado que, además de su presencia todavía en el lugar, ya vestía una de las prendas sustraídas del coche, al cual había destrozado una ventanilla para hacerse con las pertenencias allí dejadas por su propietario, entre ellas un dispositivo de manos libres.
Además, los agentes que procedieron a la detención tuvieron conocimiento que el agresor de la vara estaba pendiente de otra denuncia por incumplir una orden de alejamiento por violencia doméstica, según fuentes consultadas.
Este caso se suma a los dos últimos atropellos mortales que se produjeron en le barrio de Caranza y al intento de robo y agresión sexual del pasado lunes.
Ante estos hechos, los vecinos han reiterado sus demandas de más presencia policial y medidas de seguridad vial. l

Detenido un hombre en Caranza por agredir a otro con un garrote