El “Peli” reconoce ante la jueza uno de los dos apuñalamientos que se le imputan

Diario de Ferrol-9999-99-99-999-3c96c27b
|

Un joven de iniciales D.G.C., conocido por el alias de “El Peli de Caranza”, fue trasladado ayer desde la prisión para ser juzgado por unos hechos que ocurrieron en la madrugada del día 1 de noviembre de 2012 en el Cantón de Molíns de Ferrol. Se le acusa de dos delitos de lesiones con instrumento peligroso por los que la Fiscalía solicita que se le imponga la pena de ocho años de prisión y la obligación de indemnizar a las víctimas con la suma de 32.600 euros. La vista quedó inconclusa y continuará en una fecha próxima para que puedan ser citados de nuevo dos testigos que ayer no comparecieron.
En el juicio, el acusado relató que el día de autos se encontraba con varios amigos en un botellón que había en el Cantón y alguien le comentó que a su hermano, que estaba de permiso penitenciario, le estaban pegando, por lo que se acercó al grupo que rodeaba a este y sacó una navaja pequeña que tenía en el llavero para intimidar a los supuestos agresores. Continuó diciendo que uno de los dos jóvenes que resultaron agredidos por arma blanca, M.A.G.V., se le cruzó por delante “y creo que le pude haber hecho algo”, pero al otro, A.T.G., “lo intenté pero no le llegué”.
“El Peli” explicó que reaccionó así porque le importaba su hermano, y “cuando salí de casa mi madre me dijo que mirase de él para que no se metiese en follones”. A este respecto, añadió que precisamente no denunciaron la agresión de la que había sido objeto su hermano para que no le supusiera un retroceso en la pena que estaba cumpliendo en prisión.
A preguntas de su abogada defensora, añadió que su intención era meterles un poco de miedo a los que lo estaban agrediendo porque su hermano estaba sangrando por la boca.
Insistió en que lo que utilizó fue una navaja de llavero y no un cuchillo de grandes dimensiones, como declararon los testigos, de la que se deshizó cuando  llevaba a su hermano hacia un taxi por considerar que podía tener problemas. n

El “Peli” reconoce ante la jueza uno de los dos apuñalamientos que se le imputan