El Pontedeume se “moja” y consigue el ascenso a Primera Gallega

|

Grano a grano la hormiga llenó su despensa. Y también así, pase a pase, punto a punto, el Balonmano Pontedeume regresa a Primera Autonómica tres campañas después de la que fue una agónica temporada que, por la falta de efectivos y la, todavía, inexperiencia de muchos de sus jugadores, derivó en el descenso a Segunda.

Sin embargo, en estos dos ejercicios, el proyecto eumés echó raíces, los jóvenes crecieron y se rodaron, siempre apoyados por unos jugadores más veteranos que, en la tarde del sábado, tras el triunfo ante el Xallas (27-25) pudieron enseñar a sus “pupilos” otra de las tradiciones más celebradas en las filas de la entidad eumesa, la de pasar por el agua. Y no por la habitual ducha en los vestuarios cuando se logra una gesta. Quién quiere esto cuando a pocos metros del pabellón de A Casqueira están las aguas mezcladas del Eume y del Atlántico.


“Hacía ya tiempo que no lo hacíamos”, comenta el entrenador José Deus, que todavía tenía en el cuerpo el lógico “subidón” tras alcanzar una meta que, sin embargo, no estaba entre las iniciales del equipo, y que se fue creando gracias a la actuación de su equipo y ayudados, también, por otros resultados –”la victoria del Narón ante el Xallas nos ayudó mucho, les estamos muy agradecidos”, añade Deus–. “Estamos todos muy contentos”, comenta el técnico, “porque la gente joven dio el nivel, son prácticamente la mitad del equipo y tuvieron un gran protagonismo, fueron una parte muy importante del grupo, y por eso la alegría es doble”. En Pontedeume la base es sólida –”hay futuro”– y eso es una de las cosas que más satisface a la entidad dentro del ascenso logrado el pasado sábado. Y, además, logrado en casa. En un pabellón de A Casqueira “a tope de gente, el público siempre responde”, y al que acudieron también un buen número de aficionados del Xallas, que animaron fervorosamente a los suyos, que finalmente tendrán que disputar al promoción.

Partido
Y es que no se puede olvidar que, para terminar en el agua, los eumeses tuvieron primero que “robar” la segunda posición de la tabla clasificatoria al que fue su rival en el último duelo liguero. Con tanto en juego, era lógico que la tensión presidiese todo el partido, con los visitantes adaptándose mejor a estas circunstancias en el arranque del duelo. Pero los eumeses hicieron lo que han sabido hacer mejor durante toda la temporada, no perder la calma e ir, lentamente, acorralando a su rival gracias a sus rotaciones. Así, mediado este tiempo, los eumeses ya se habían colocado por delante, con un 16-11 al descanso. Primera estaba un poco más cerca.

Los anfitriones seguían manteniendo pequeñas ventajas, y se llegó a los últimos minutos con, no solo el balón en el puño, sino también el corazón. Con más fallos que aciertos por parte de los dos, fueron menos los locales que, además, encaraban esta recta final con un pequeño colchón, a la postre decisivo. Jugaron y anotaron para subir a la elite autonómica: Óscar, Tinuco, Damián, Bruno (1), Iván (3), Álex Sánchez, Mande, César, Moares (4), Antón (5), Alberto (7), Quintero, Diego (3), Álex Piñeiro (2) y Pablo López.

El Pontedeume se “moja” y consigue el ascenso a Primera Gallega