El temporal remite y comienzan a solucionarse los problemas en los márgenes de los ríos y zona rural

|

Tras dos días seguidos azotando la costa de Galicia en los que provocó múltiples incidentes en carreteras y viviendas, la ciclogénesis explosiva “Gong” va abandonando la comarca, que regresa poco a poco a la normalidad. Ayer continuaron registrándose incidentes, aunque menos que en las jornadas precedentes, fundamentalmente en la zona rural y los márgenes de los ríos.

En concreto, los bomberos tuvieron que realizar cuatro salidas a lo largo del día. En la primera debieron retirar un árbol que cayó sobre un vial de la parroquia ferrolana de Brión, mientras que en Esmelle y San Felipe se vieron obligados a desatascar sendos colectores que permanecían taponados, provocando la inundación parcial de sus respectivas calzadas.

Además, por la tarde, tuvieron que limpiar la carretera de A Malata, que estaba llena de restos de todo tipo llevados allí por el viento que dificultaban el tránsito de vehículos y peatones, muy intenso debido al partido de fútbol que disputaron en el estadio el Racing y el Club Deportivo As Pontes.

Por otra parte, los vecinos de Os Corrais, en Serantes, superaron ayer los difíciles momentos que vivieron en la jornada del sábado, con inundaciones de varias viviendas, algo habitual cuando llueve con cierta intensidad, puesto que provoca que el agua suba por los sumideros y entre en las casas. Los afectados esperan que el problema se solucione pronto, como se prometió.

El temporal remite y comienzan a solucionarse los problemas en los márgenes de los ríos y zona rural