Vecinos del Ensanche dicen que peligran los muros del edificio de Porta Nova

centro comercial Portanova desperfectos fachada
|

La Asociación de Vecinos del Ensanche A continúa alertando al Concello de la peligrosidad que representa el estado actual del edificio del Centro Comercial Porta Nova. Si hace unas semanas se iniciaban unas tareas de urgencia –por riesgos de desprendimiento de losetas– en la fachada de la calle Manuel Vivero, ayer mismo el colectivo reiteraba al gobierno local, a través de un escrito remitido al propio alcalde, José Manuel Rey, y al edil de Servicios, Borja Carro, la necesidad de acometer las obras necesarias para garantizar la seguridad en la zona. Desde la entidad vecinal se asegura que, tras el inicio de esas obras proyectadas el mes pasado por el Concello, “hace ya varias semanas hemos visto con sorpresa y temor que lo que realmente sucede es que la fachada entera, muro incluido, está cediendo, no solo en un lateral, sino en todo el perímetro del edificio”.
En el escrito enviado al regidor local se alerta de que desde que comenzó la mencionada intervención “los daños en el muro se han ido multiplicando” y aseguran que está cediendo “a pasos agigantados, acelerándose cada día”. Por ello, la entidad vecinal  del barrio incide en que la situación es “extraordinariamente peligrosa”, y, especialmente, señalan, teniendo en cuenta que los daños no solo afectan a una fachada, sino también, por efecto dominó, señalan, puedan caer las colindantes.
“No se puede esperar ni un día más para tomar una decisión”, subrayan los vecinos del Ensanche A, que urgen una intervención para evitar así, dicen, “tentar a la suerte ante la posibilidad de un desplome”. El colectivo invita al alcalde de la ciudad a desplazarse al centro comercial Porta Nova para comprobar personalmente el estado en que se encuentra el edificio y, concretamente, “observar cómo se va derrumbando poco a poco la fachada”.
Por su parte, el concejal de Servicios, Borja Carro, preguntado ayer al respecto, reconoció que no están todavía definidas ni valoradas las actuaciones pendientes de ejecución en el mencionado edificio.
La situación en que se encuentra el inmueble no solo frena ahora la afluencia de clientes a las instalaciones, donde cada vez quedan menos puestos abiertos. El Concello tiene todavía pendiente la licitación de la gestión del recinto, tras el rescate de la concesión que tuvo lugar hace unos meses.

Vecinos del Ensanche dicen que peligran los muros del edificio de Porta Nova