Los afectados por la ampliación del Chuac podrán salvar sus viviendas

|

La Plataforma de Afectados por la Ampliación del Chuac se reunió ayer con la alcaldesa, Inés Rey, y  con el concejal de Urbanismo, Juan Díaz Villoslada, para preguntarles por la posición del Ayuntamiento respecto a las obras que amenazaban con expropiar a docenas de vecinos de la zona. A la salida de la reunión, la portavoz de la plataforma, Mónica Díaz, aseguró sentirse más tranquila: el Ayuntamiento les ha asegurado que su intención es que los nuevos edificios se construyan hacia el parque, lo que salvaría a la mayor parte de las 43 casas que se encuentran en peligro.


Una documentación que hasta ahora había hecho pública la Xunta para el concurso preocupaba a los residentes de la zona y daba la sensación de que la edificación se construiría en la parte superior, “levando todo por diante”, en palabras de Mónica, que recuerda “glorietas debuxadas encima das vivendas, un vial que se levaba por diante un edificio, cando tiña espazo libre ao lado”.


Pero en el convenio firmado entre el Gobierno autonómico y el local  se recoge que la afectación sea la mínima. “Estamos tranquilos porque o convenio compromete as dúas partes: a Xunta e ao Concello”. Si se comprometen a que la ampliación del Chuac se realice hacia el parque y la afectación sea mínima, el proyecto final tendrá que ser acorde a este convenio: “Temos unha pequena esperanza de que finalmente non fagan o desastre que tiñan planeado facer, que era arrasar absolutamente todo para facer unha praza hormigón sobre as casas da xente”.


Más reuniones 
A pesar de todo, a la plataforma de afectados les gustaría reunirse con los responsables de la Xunta para tratar este tema. No sería la primera vez, como reconoce Díaz. Ya se habían reunido antes de las elecciones autonómicas, con el anterior equipo de la Xunta. El responsable del Sergas, el delegado territorial de la Xunta ya se habían comprometido a tenerles a corriente de los plazos y de la redacción del proyecto. “Levamos mes e medio esperando a que nos reciban e non nos contestan sequera”, se lamentó la portavoz, a la que le gustaría que les confirmaran que no continuarán con el proyecto original. “Que nos expliquen a súa intención”, añadió. 


La asociación de vecinos de Eirís organizó la plataforma desde hace más de un año, cuando se supo la amenaza que suponía para sus viviendas la construcción del complejo. Desde entonces, han celebrado varias protestas y reuniones, y ahora parece que están más cerca de llegar a un resultado satisfactorio para todas las partes.

Los afectados por la ampliación del Chuac podrán salvar sus viviendas