lunes 14.10.2019

Gilipollas

 entonces Pilatos preguntó a la multitud: “¿A quién suelto?"

 entonces Pilatos preguntó a la multitud: “¿A quién suelto?” El pueblo clamaba: “¡A Barrabás, el ladrón!” Y, tras más de 2.000 años, el pueblo sigue eligiendo a los ladrones y lo que es peor, lo confiesan abiertamente y muy orgullosos.
“Señores del Gobierno”, se pregunta otra indignada, “¿por qué Uds. con sólo 7 años pueden optar a la jubilación y en grado de máxima, y yo he de cotizar 35 años para percibir una basura? Son Uds. quienes se llevan el dinero a manos llenas”.
José Mª Gay de Liébana en octubre de 2012, cerrando las XIX Jornadas Tributarias de la Comunidad Valenciana, tuvo esta brillante intervención: “Este es un país de chorizos. Lo digo con todo el respeto... Y el pueblo tiene que decir “¡basta!”. El Gobierno está propiciando el fraude fiscal. Son unos ineptos. Ni patronal ni sindicatos son independientes; están todos comprados con subvenciones. La gente de más de 45 años que está en el paro, no volverá a trabajar nunca más. Nuestros universitarios se van de este país; en los centros estamos preparándolos para que se vayan a trabajar a Alemania y USA. Yo, seguramente, también me iré..., ya que no hay sentido de la revolución como tiene que ser... ¡Venga a desaparecer empresas, venga a subir los impuestos, venga el IVA!... Bueno, ... bueno,... Don Mariano, un momeeeennnto...”, profería el profesor que acostumbra a abrumar a datos, no a opiniones.
Cinco años después, dice un Rajoy secundado por la ministra rociera, Báñez, que “hemos recuperado el nivel de riqueza de antes de la crisis...” Bueno, será el que vive en una vivienda social, se entiende, claro..., ¡Tiene bemoles, el tío! Y presentan ufanos unos datos del paro cuando los empleos son estacionales, mal pagados y creados por algunas pymes y otros que ni a pyme llegan. Ya pueden presumir con su discurso engaña-bobos. Por cierto; a tal efecto, si tienen oportunidad no dejen de leer el artículo del economista y director de la Escuela de Finanzas, Oleiros, Venancio Salcines, en su perfil de Facebook, colgado el pasado 23 de Julio y titulado “Reformas, ¿qué reformas?”. Breve, esclarecedor, y para todos los públicos y niveles de conocimiento porque después de la recomendación del FMI y el tema de las pensiones (sólo subir el 0,25%), que no se esté organizando una en plan la toma de La Bastilla, sólo se entiende porque los mensajes no llegan a donde tienen que llegar de forma clara, directa, didáctica, sincera, bien avalados y exentos de sospechosas soflamas.
Y es que, como dice un tal @joluanguita en las redes, “Abducidos por discursos vacíos y fanatizados por siglas, mantenemos una población improductiva que nos saquea. ¡Y les votamos!”. También: “Dedicamos medio año a mantener partidos de golfos, incrementando una deuda impagable”. Y anima: “Dejar de pagar sueldos y retiros de oro a quienes se ríen de quienes les mantienen ((y cabe apuntar que acabamos de ver cuánto se ríen con la comparecencia circense de Mariano en sede judicial ante la a-justicia)), sólo depende de nosotros”. Mas como pase lo que pase y nos den por donde nos den,  parece que no reaccionamos, se pregunta: “Tendrá la Tele la culpa de que estemos tan apollardaos? Pregunto”. No hay wewos para contestarle.
Pero, ¿qué lee, qué piensa, que criterio tiene quien les vota? El caos que se está creando tiene que reventar algún día, por algún lado, por más que, como dice una amiga, parte del pueblo actúe como los tres monitos: ni ver, ni oir, ni hablar, dedicándose a tragar y callar ante esta manada no de políticos sino de vividores, expoliadores y estafadores, pasotas totales sin tiempo para arreglar nada o hacerlo ágilmente, de lo que  otra parte de la ciudadanía le reclama, como el fin del turismo de botellón o el tema okupa por poner un ejemplo. Lo que les importa es saber a cuánto asciende la comisión de cuanto hacen, puertas giratorias y las mafias a que dan lugar.
Instaurada la democracia, han tejido una tela de araña entre ellos y sometido bajo su manto a todas las instituciones. Lo tienen todo controlado, dando lugar, por ejemplo, al indisimulado cabreo de Felipe González y sus huestes contra Pedro por no pactar con el PP para mantener el país repartido entre ambos, lo que les permitiría, mientras hablan de adelgazar la administración pública, no parar de crear organismos que, a su vez, dan lugar a puestos improductivos para colocar a familiares y allegados, muy costosos para el contribuyente...ese que tras cotizar 35 años se retira con una pensión de mierda con esa revalorazación del 0,25%... “Existe una evidente asimetría entre las pensiones de los que hemos trabajado y los retiros de los que nos han robado. Averígüense las razones”, sugiere @joluanguita. Hombre..¡pero si es más importante seguir debatiendo el concepto de nación de naciones!
Este caballero tiene un tweet fijado en su muro que es para no resistirse a comentar: “¿Algún día nos cansaremos de que nos sigan considerando altamente gilipollas? Pregunto. Es por saber, ná  más”. A esto se puede contestar: Nunca. No se trata de lo que estos sinvergüenzas (que están ahí porque ahí se les ha puesto con el voto, la pasividad, la tolerancia, el mirar para otro lado, el irse de copas, al futbol o a la playa y la protesta no debidamente canalizada) consideren al ciudadano sino de a lo que la ciudadanía con su comportamiento dé lugar. El día que no dé pie a que se la trate como gilipollas, igual la cosa empieza a cambiar. 
 

Gilipollas
Comentarios