lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

El Método: ¡Vaya gallegas!

on atención se está siguiendo “el tema” de la Derogación de la Reforma Laboral del PP del año 2012 (Primer Gobierno de Rajoy). Ocurre algo curioso, dos ministras y vicepresidentas ven el tema distinto, no es nada alarmante, puede pasar cuando el gobierno es democrático y se permite exponer libremente y en voz alta las contradicciones, sinceramente esto es una maravilla. Si resolviesen por la espalda imponiendo la ley del más fuerte, que no del que tiene más razón, sería muy desgraciado y una vuelta a la dictadura.

Las señoras tienen temples y maneras muy semejantes, las dos son gallegas, las dos de A Coruña provincia, las dos “sonche mui listas” (dijo la abuela), pero a la vez diferentes, una mira a las alturas, la otra examina lo que hay por las ciudades y centros laborales para mejorarlos. La señora Calviño, en la foto de su biografía, nos mira con amplia sonrisa, le brillan los ojos tanto que parece una estrella errante que se quedó clavada. Por su parte la señora Díaz nos mira atenta, cuando le preguntan busca para responder dos frases claras que parecen sacadas de un pozo profundo. La una fue educada en un ambiente de lucha por las libertades y la mejora de la clase obrera, en un Ferrol lleno de problemas; la otra, contando sólo tres años, pasó con la familia a Madrid donde, José María Calviño su padre, “se vinculó a la televisión española (1970), llegando a ser Director General de RTVE, en diciembre de 1982”. Entre una y otra socialmente e ideológicamente, hay una distancia atlántica, eso influye mucho en la forma de ver los problemas y en la forma de resolverlos.

Estamos llegando a lo que es el método. Las dos son universitarias y han tenido que presentar una Tesis Doctoral, cuyo elemento más importante es “el método”, pues si se falla en el método, no tiene valor lo que se hizo, por tanto no se aprobará la Tesis. Pero antes de elegir el método hay que tener redactada una frase que se llama, académicamente, hipótesis, que indica lo que vamos a trabajar e investigar. Lo Primero es el tema que queremos desarrollar, y según sea el tema elegiremos el método y los instrumento s con los que desarrollaremos una tesis. Pongamos un ejemplo, he terminado el graduado, voy a hacer el trabajo de fin de carrera o de grado, me interesa demostrar que “La Reforma Laboral del PP del año 2012 condujo a una pérdida del 50 por ciento del poder económico de los obreras, por tanto debe ser derogada”, ésta es la Hipótesis de partida, y debemos buscar el método. Pero si mi amiga elige hacer su Trabajo de fin de carrera sobre “ La Reforma Laboral del PP del año 2012 condujo a un enriquecimiento del 60 por ciento, a más del 80 por ciento de las empresas en España”, el método es totalmente distinto porque, si lo importante en la primera Hipótesis era el sector laboral, lo importante ahora es el empresarial que son distintos y hasta opuestos, pongamos el haz y el envés, requieren parámetros diferentes. Pueden ser verdad las dos, pero queda claro que la empresa crece aplastando al obrero, un gobierno de izquierdas humanista, no debe alentar al capitalismo liberal mortífero.

Hay que buscar una Hipótesis de entrada igual, que mire por el bien de la mayoría de los españoles, porque si la clase media crece, todo el país irá bien. Hay que terminar con el paro, porque ¿qué puede hacer un hombre que no encuentra trabajo?, la mujer también, pero tienen otras posibilidades. Mas el trabajo debe ser dignamente remunerado, una y mil veces hay que repetirlo, y poner fin a los contratos de días u horas repetidamente.

Termino afirmando que casi todas las personas tienen métodos de trabajo, en casa y en las empresas. Pensemos en una madre, ella tiene que “ordenar” su forma de trabajar en casa para que le dé tiempo a atender a los hijos, hacer la comprar y llevar la casa, sin duda ninguna debe reunirse con el marido y entre los dos buscar el método para repartirse los trabajos.

Que esas gallegas tan preparadas, sensibles, sagaces, a pesar de pertenecer a una Galicia profunda como todas las que vivimos en ella, demuestren su buen hacer y hagan felices a millones de trabajadores españoles de Finisterre a Marbella.


El Método: ¡Vaya gallegas!

Te puede interesar